095. Y nuevamente mis amigos los choferes

Hoy tenía hora al médico en Concepción, por motivo de mi tratamiento contra el acné que llevo hace más de un año. Pero, sin querer, ocurrieron cosas que me motivaron a escribir un nuevo artículo. Y quizás ya sepas de qué se trata, puesto que el título de este artículo lo dice todo: nuevamente un chofer me trata mal.

Pero quiero ir más allá... no quiero quedarme solamente con contarles lo que pasó hoy. Tomé todos los datos necesarios para poder poner un reclamo en la línea aludida. Déjenme contarles qué sucedió hoy.

Nuestro querido amigo de la línea "Mini Buses Hualpencillo"

Como les conté al principio de mi artículo, hoy tenía médico a las 14:30 horas en el Megasalud ubicado en Freire, entre Lautaro y Janequeo. A las 13:35 horas llego al paradero que está frente a mi casa, en Hualpén. El bus que nos servía para llegar a destino era la línea 42 (Minibuses Hualpencillo), la variante que va por la Autopista Concepción - Talcahuano (variante F). Pues el bus llega y se detiene a unos 50 centímetros de la vereda, casi en medio de la calle. Nos abre la puerta y, mientras tocaba la bocina, nos decía: "Ya, rapidito por favor, rápido, no tengo todo el día".


El paradero donde tomé el bus, bus que se detuvo en la mitad de la calle y nos apuraba a subirnos.

Apenas toco una de las pisaderas, parte a todo dar y alcanzo a sujetarme de una de las barandas. No dejando pasar por alto su falta de respeto, le dije: "Yo no tengo la culpa de que usted vaya atrasado". Y el muy amigable chofer me responde: "¿Y qué te creí desgraciado? ¿Querí que te eche de la micro?", y dicho eso me tira el boleto y el vuelto (pagué con $1000 mi pasaje COMPLETO: $400).

Aparte del pésimo servicio que dio este chofer, el recorrido fue una locura. Este señor (que parecía flaite, porque ni tenía uniforme e iba con gorro blanco) se fue a más de 70 km/h, echándose al bolsillo los límites permitidos en zonas urbanas (máxima de 60 km/h). Debido a que habían protestas de una universidad y se habían tomado una de las calles por donde hace su recorrido esta línea, el bus se desvió por entre las poblaciones, frenando bruscamente en los signos PARE. En la intersección de las calles Colón y Ejército (en medio camino), el bus quedó en medio de un cruce, con luz roja, impidiendo que los vehículos que cruzaban aquella esquina lo hicieran. En la Autopista iba a más de 100 km/h (la máxima es de 90 km/h).

Una micro de la línea mencionada. No es la misma en donde me ocurrió esta historia.

Lamentablemente la mayoría de los choferes se creen amos y señores de las calles, donde pueden hacer lo que se les plazca. Se les olvida que ellos comen gracias a nosotros, ya que no tienen sueldo fijo. Nos tratan como animales, y no toman en cuenta que somos seres humanos... a ellos no les importa eso... se escudan en que tienen un horario que cumplir... pero, en mi humilde opinión, más vale la vida, que un puesto de trabajo.

El año pasado tuve un problema con otro chofer de la misma línea. Lamentablemente las promesas de la famosa licitación de los buses (entre ellas un curso para los conductores para hacer mejor su pega) no fueron cumplidas. Nos engañaron, como siempre ha sido la tónica de todos los gobiernos humanos... en realidad, ya estoy acostumbrado a este tipo de engaños. Pero de ahí a tolerar que estos personajes (los choferes) se pasen de listo con nosotros y nos traten como quieran, eso no se puede dejar pasar por alto como si nada. Espero que no me vuelva a suceder esto nuevamente, no sólo porque no quiero pelear con nadie, sino también porque deseo viajar en paz de ida a Concepción y de vuelta a mi casa. Gracias a Dios todavía quedan algunos choferes que son simpáticos... me gustaría saber los horarios en que pasan para solamente subirme a aquellos buses.....

Publicar un comentario

8 Comentarios

Anónimo dijo…
me gusto mucho ya que a muchas personas le suceden este tipo de cosas y no se atreven o prefieren dejarlas pasar.
Panchito dijo…
Anónimo (aunque sé que eres tú Amisadai): gracias por tu comentario. Siempre visitando mi blog, y eso me alegra. Es verdad, muchas personas sufren los abusos de algunos choferes y no lo cuentan, pero si queremos solucionar eso, mejor denunciar aquellos hechos.
Selene V dijo…
seee son unos desgraciados jajaja
saludos
Selene V dijo…
seee son unos desgraciados jajaja
saludos
Anónimo dijo…
Es verdad, no se qué se creen! Yo hasta tuve un accidente por eso de las pisaderas, menos mal que les toca pagar a ellos el hospital xD Te había comentado antes?? creo que no, pero tu comentaste mi blog y me sentía mal por no responder x3 de todas formas siempre me doy vueltas por tu blog, aunque por falta de tiempo (flojera xD) nunca había comentado :3
Saludos!
Panchito dijo…
Hola Murcy~, gracias por tu comentario. Es terrible, los choferes tratan muy mal a las personas, pero qué podemos hacer? Parece que la unica solucion es, o resignarnos, o simplemente ir de a pie o en bicicleta a nuestros lugares de destino. Saludos
Anónimo dijo…
wuuaauuuu por lo que veo te gusta mucho escribirr ya que he visto tu blog =) que bueno sip .... almenos es interesante lo que te pasa y bueno es lo que a casi todos nos sucede lamentablemente son haci hay que dejarlos luego se daran cuenta y ojalas no sea tarde :P xd saludoss cuidate
Panchito dijo…
Hola anónimo (aunque debo deducir que eres tú, Lorena Patricia): al final ni pusiste tu nombre, pero no importa. Gracias por tu comentario, y bueno, lamentablemente hay que resignarse porque el mundo está así... por lo menos por ahora :) Cuidate tu = y nos tamos viendo amiguilla hermana :P