088. La plaza de los versos

Ya han pasado casi 2 años desde que, el 23 de noviembre de 2007, dejé de tener clases en la enseñanza media. Siete días después, me licencié. En esos días recién me había trasladado de "Páginas Web Gratis" a "Blogger". Incluso, hice un especial con algunos recuerdos de aquellos cuatro años que pasé en el Colegio Adventista de Talcahuano.

Hoy se me cruzó por la mente escribir acerca de un suceso (y un lugar) que merecen aunque sea una consideración mínima. Si bien es cierto, esto ocurrió hace más de 2 años, siempre lo recuerdo con nostalgia. Para quienes compartieron mi enseñanza media (promoción 4º A 2007), especialmente los del electivo humanista, este artículo les puede ser de mucho interés. Hablaré de la famosa PLAZA DE LOS VERSOS. De hecho, un comentario, escrito hace mucho tiempo atrás, hablaba justamente de "los versos escritos con sangre en la ex-plaza de los versos".

Yo, en la plaza (mayo de 2007), antes de que se llamara Plaza de los Versos

En uno de mis primeros artículos les mostré cómo es el frontis de mi ex-colegio. En él se muestra un hermoso prado, ¿Se acuerdan?. En ese artículo (el número cuatro que escribí) hablaba de la famosa pileta y estatua que nunca se construyeron. En fin, hablando de la plaza, cuando se construyó (gracias al aporte del centro de padres y apoderados), la dejaron como una pequeña plazoleta y nada más. Sin embargo, en el electivo humanista surgía una idea muy interesante: crear la Plaza de los Versos, como un homenaje a la poesía y una forma de acercarla a los alumnos del colegio.

Pues bien, la idea comenzó a concretarse de a poco. No recuerdo muchas cosas, debido principalmente a que han pasado sus buenos años desde aquel entonces. Elaboramos un bosquejo con una inauguración que se realizaría en el mes de junio de 2007. Un acto, por decirlo así, donde el electivo y las principales autoridades del colegio darían por inaugurada aquella plaza. Pero, como era la Plaza de los Versos, obviamente tenía que tener algo distinto a las plazas comunes y corrientes. Y sí que lo tenía.

En una de las clases de Literatura e Identidad, nuestro profesor de Lenguaje, David Pincheira, trajo consigo un letrero. Curioso, lo quedé mirando. Y era muy hermoso: un letrero con un extracto de un poema (Véase foto).

La idea era ubicar en varios lugares letreros con poemas y demases para que los alumnos los leyeran mientras caminaban por la plaza. Unánime: fue aprobada la idea (idea copiada de la Universidad de Concepción, pero qué más da). Así que cada uno de los alumnos crearon 2 letreros con extractos de poemas. Una vez terminados, los acumulamos y los guardamos para ponerlas el día señalado en la plaza.

Se enviaron cartas de invitación a las autoridades del colegio (director, inspectores, capellán, etc.) para que estuvieran presentes en la ceremonia, además de algunos alumnos de los cursos de media para que asistieran a aquel evento. Con un lleno total se inauguró aquella plaza, un miércoles 6 de junio de 2007, en el frontis del colegio. Diana (una compañera de electivo) y yo dirigimos la ceremonia, donde se dieron discursos sobre la poesía, se dejó una sección de "Micrófono abierto" para quienes quisieran exponer sus poemas, y una coreografía realizada por algunas de mis compañeras de electivo.

Se cortó la cinta y se inauguró la plaza. Todos felices. Los letreros, blancos y hermosos, contrastaban con el bello verde de la placita. Todo era lindo. Pero... lamentablemente, no podemos decir lo mismo hoy, a 2 años, 2 meses y 8 días desde aquella inauguración.

El año pasado acostumbraba a ir a ver a los profes y saber cómo iban las cosas en el liceo. Yo tenía un presentimiento de que algo sucedería con aquella plaza. Tan sólo unos dos meses después de su gran inauguración los más de veinte carteles desaparecieron. Y se escuchaban rumores de la construcción de una iglesia justo encima de la plaza (hablé de eso en el artículo citado al principio de este artículo). Lo curioso es que esperaron a que el electivo de 4to medio 2007 humanista se fuera del liceo, para que aquellas obras de construcción se llevaran a cabo.

Y justamente, eso ví cuando llegué al colegio. Una iglesia encima de la Plaza de los Versos. Ni siquiera estaba terminada. Igual me dio pena, pero no tenía derecho a alegar puesto que ya no estaba estudiando en ese lugar. Estadounidenses de la Iglesia Adventista construyeron una iglesia justo encima, siendo que detrás del colegio tenía espacio de sobra para construir tres iglesias si quisieran. Para corroborar mi hipótesis, pongo esta foto de "Google Earth", donde aparece justamente el terreno de mi colegio.

El sector delimitado con rojo es el terreno del colegio. En verde la Plaza de los Versos. Lo naranjo es el lugar donde actualmente está la iglesia, SOBRE la plaza. Pero notemos toooodo el terreno sobrante (delimitado de color azul) donde podrían haber instalado la iglesia...

Es lamentable que hayan destruído un lugar con ese. Era una plaza con una inversión no insignificante. Se puso bastante plata. El lugar era hermoso. La única forma de poder remediar esta situación sería creando una nueva Plaza de los Versos en todo el terreno sobrante del colegio. De esa forma, no sólo se contribuiría a hermosear el colegio, sino además, poder acercar la poesía al alumnado, algo muy importante en una sociedad donde la cultura y la escritura de a poco se deja de lado.

¡Que vuelva la Plaza de los Versos!.... mmmm...
En realidad me da la misma, total, ya ni voy al colegio jajajaja...

Publicar un comentario

1 Comentarios

Yenny dijo…
Yo también me enfurecí mucho por la falta de sentido común de los dirigentes del colegio: la plaza era bella!! y tenía oportunidad para tantas puertas(no sólo al arte, sino a actividades culturales en todas las areas). era una acojedora bienvenida al liceo y el sol... era tan tibio en ese pasto...
y me resigné con la respuesta al lugar en donde quedó.

hay razones para odiar el protocolo, que la formalidad de la ubicación del templo matara el verde más lindo del cadet, es una de ellas.

ahora, es verdad, tengo un gran jardín, pero el hecho no deja de probocarme una triste desepción.