192. Super Panchito

Ta ta rán!! Ta ta ta naaaaa!! (intenten leerlo como una fanfarra de súper héroe XD)
De seguro casi todos quienes están leyendo este artículo alguna vez en su vida han visto una serie de superhéroes o una película de esa temática. Spiderman, Batman o Superman son los más famosos, por mencionar a algunos. Pero no necesariamente debemos pensar en tener superpoderes para ser héroes en cualquier índole de nuestra vida. ¿Acaso no es digno de admiración una madre que, sola a causa de que su pareja la abandonó, debió criar sola a sus dos hijos? Heroína con todas sus letras.
Eso demuestra que, independiente de nuestras circunstancias o vivencias, cada uno de nosotros podemos ser "superhéroes". Y yo no soy la excepción: soy un SuperPanchito. Y me transformé en un superhéroe de la forma más rara y ridícula que pudo ser... y "sin querer queriendo", como decía El Chavo.
Súper Panchito (nunca he sido bueno para el dibujo)
A lo Batman
Corría el año 2008 (seguimos con historias de años atrás: la del asalto fue un año antes de lo que les voy a contar). Fue por ahí por el mes de mayo (sí, hace casi ya 5 años desde lo que ocurrió en esa oportunidad). Caminaba tranquilamente por el centro, luego de una jornada de clases en esa fastidiosa Universidad (con el respeto quienes se merecen quienes decidieron entrar a la Universidad: no es nada en contra de ellos). Al llegar a la esquina de O'Higgins con Castellón, en pleno centro de Concepción, veo que había mucha gente caminando por aquella esquina, como es la tónica en todo el centro. Espero la luz verde y, llegando a la otra esquina, a unos 30 metros de mí, una señora grita: "¡Mi cartera! ¡Atrápenlo que me lo han quitado!".

Y, en efecto, la señora gritaba solamente para llamar la atención y así todos se dieran cuenta que estaba loca para avisar que un tipo le había robado la cartera. Hasta aquí, nada del otro mundo. Total, yo ya había vivido la experiencia de que me robaran. Pero, insisto: no estamos hablando de historias normales. Si lo fueran, no estarían en mi blog. Lo cierto es que algo chistoso y fuera de lo normal debía ocurrir. ¿Y qué creen? No pasó nada raro, así que hasta aquí llega mi artículo. ¡Chau!






Se la creyeron, ¿eh? Ya oh, ahora continúo con la historia.

Y dale con Batman
El tipo que le había hurtado la cartera corría directamente hacia mí. Y yo sólo atiné a quitarme de su camino para que no chocara conmigo y me botara. El tipo esquivó a todo el mundo... a todo el mundo, a excepción de mi pie, que lo dejé en su camino para que tropezara. ¡Y tropezó! Y el medio chancacazo que se mandó... sóbate pa'callao XD Intentó levantarse, pero era tarde: dos carabineros lo atraparon, le quitaron la cartera y se la devolvieron a la señora. Sin querer, me había transformado en un superhéroe: un SuperPanchito :)

Sí, sé que la historia es corta y quizás quedaron con gusto a poco. Pero al escribirles esta historia quiero demostrarles que no tengo intenciones de dejar botado de nuevo mi blog. A lo mejor, quién sabe, podré volverme un SuperPanchito también en la internet. :) ¡Chau!

Publicar un comentario

3 Comentarios

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Anónimo: Te recuerdo que no puedes tratar a nadie con falta de respeto. Es una de las normas de "Donde Panchito". Saludos!

      Borrar
  2. Super don pancho

    Tiene la super habilidad de podar el cesped rapido y saca a las vacas en un abrir y cerrar de ojos

    ResponderBorrar

Estimado/a lector/a: agradezco tu tiempo al leer este artículo. Si gustas, puedes dejarme tus impresiones,en el siguiente formulario.

Por favor, evita comentar con groserías, insultos o frases de doble sentido. Muéstrame lo mejor de tu ortografía . No me hago responsable por comentarios de terceros. Recuerda que cada comentario lo respondo a la brevedad. Vuelve en un par de días y lee la respuesta. :D