021. ¿Hasta cuando, señores choferes?


Ayer, luego de haber tenido clases, tuve que salir de mi casa con destino a Concepción. ¿El motivo? Tenía médico a las 18.15 hrs. Salí muy abrigado. Llovía a cántaros. Estaba mojándome en el paradero, con mi pasaje en la mano y mi pase escolar, esperando que pasara una micro de la línea 42 "Mini buses Hualpencillo", cuyo recorrido fuera por la autopista 154. En eso, apareció una. La hice parar... mejor dicho, traté de hacerla parar, ya que el chofer hizo caso omiso y pasó de largo. "Por la mismísima..." me dije, mirando el reloj. Sólo me limité a esperar la siguiente, que no demoró nada en pasar. Pero, increíblemente, también pasó de largo. "Choferes descriteriados", me dije lleno de rabia.

Mojado hasta los calcetines, tuve que ir a otro paradero, al lado de un semáforo, con la esperanza de que la luz roja detuviera el bus y así poder subir. Y así ocurrió. Un bus de la Hualpencillo se detuvo en el semáforo y pude subir.

Pagué con $200 (el pasaje escolar cuesta $140). Pero, al mostrar el pase, me miró lleno de enojo y me tiró el vuelto en las manos. ¿Para qué hablar del boleto? Se hizo el leso. Tuve que insistirle en que me entregara un boleto para que me lo pasara. Me fui a sentar y disfruté del viaje hasta llegar a destino, no sin antes pensar en todo lo ocurrido. Decidí entonces "descargarme", no sólo contra los choferes de la "Hualpencillo", sino en general de la mayoría de los choferes de las líneas licitadas y no licitadas del Gran Concepción.


Una licitación con promesas no cumplidas.

Licitación con promesas no cumplidas
Por allá por el año 2002, el Ministerio de Trasportes decidió establecer una licitación para ordenar el sistema de locomoción colectiva de la intercomuna. Entre las promesas de esta nueva etapa, conocida como "Biovías", estaban la renovación de los buses y la capacitación de los choferes para entregar un mejor servicio a los usuarios del trasporte.

Sin embargo, pasado 6 años desde que se inició la marcha de este sistema, ¿Se han cumplido aquellas dos promesas? Es verdad, las máquinas son nuevas y muy cómodas. Pero todavía podemos encontrar micros antiguas (por ejemplo "Las Bahías" [Línea 70], "Pedro de Valdivia" [Línea 72] y "San Pedro del Mar" [Línea 23]), cuya vida útil ha caducado. ¿Y para qué hablar de la "capacitación de los choferes"? Eso es cosa aparte. Por favor, no nos veamos la suerte entre gitanos. Es verdad que hubo mucho progreso, pero hay deficiencias que no se pueden pasar por alto.

Es cosa de respeto, señores choferes.

Mi caso, relatado al principio de este artículo, no es aislado. La mayoría de los estudiantes tienen problemas con los choferes porque éstos los tratan mal, o no aceptan el pase escolar (siendo que ellos mismos firmaron un acuerdo con los estudiantes secundarios y universitarios para la creación de un pase con tarifa rebajada), porque no dan el vuelto o porque no entregan el boleto (que es el impuesto que se paga por viajar). La mayoría de los estudiantes prefieren no discutir el tema con los choferes para evitar problemas (como el ocurrido en Santiago, donde un joven recibió un balazo por parte del chofer enojado porque había pagado con pase en la noche).

Es verdad que algunos se apovechan y pagan escolar a las 5 de la mañana un día domingo, después del carrete. Pero, ¿por qué pagamos todos el mismo precio? Los estudiantes que, honradamente, pagan su pasaje con su pase, ¿no merecen más respeto? ¡¡POR FAVOR!! Desde el año 1999 hasta hoy el pasaje escolar subío de $80 a $140 y el adulto de $200 a $410. Estamos pagando por un servicio y queremos que sea de calidad. Exigimos más respeto. Al fin y al cabo, somos humanos, ¿no?

Y, por favor, no me vengan con que los choferes tienen problemas, porque todos tenemos dificultades. Es la ACTITUD la que nos hace enfrentarlas de la mejor manera.

Aquí hay que decir las cosas como son. Y hay que dar nombres. Aquí, los que se llevan el premio de ser los choferes más pesados y estresados y qué se yo de toda la intercomuna son los de las líneas que viajan a Coronel y Lota. Tienen fama de pelear con los estudiantes. No paran para que ellos suban, y en días lluviosos los estudiantes tienen que esperar todos apretados en un paradero. Tiene que llegar un carabinero para hacer parar una "Ruta 160" y así pudieran subir para pelear con el chofer viajar a Concepción. Se conoce el caso de una joven, quien iba a la Universidad del Bio bío. Su caso salió a la luz pública luego que el chofer de una micro, creo que una "Ruta 160", no esperó que ella bajara de la micro y partío como si nada. Sufrió una grave lesión en la cabeza al caerse de la micro. O el caso de una joven que murió luego que el chofer tampoco esperara que bajara completamente del bus y partío, cerrando la puerta y atorando la mochila de la chica. Murió al chocar con diversos objetos en el camino.

No estoy pidiendo que nos venguemos de ellos. No es fácil trabajar como chofer, especialmente en los tiempos en que vivimos, que son "críticos, difíciles de manejar" (2 Timoteo 3:1-5). Sólo hay que tomar conciencia de los problemas que día a día viven tantos los choferes como los estudiantes del gran Concepción. Quizás se puedan tomar medidas para mejorar el sistema de transporte del Gran Concepción. ¿Acaso a los estudiantes no les gustaría que los choferes los trataran como en la foto?

Espero sus comentarios.

Publicar un comentario

5 Comentarios

Anónimo dijo…
muy bueno el articulo y yo que soy ciego me sirvio mucho por que tiene el reproductor.
primer blog en chile que se preocupa de eso

chao
Selene V dijo…
Ya me aburrí de alegarle a los choferes.
Una vez andaba con unas amigas en la playa de Penco, y al regreso, el chofer me agarró la mano para verificar si realmente el pase pertenecía a mí, y más en cima no me dio vuelto.
Yo le alegué hasta el cansancio, y ya veía que el chofer se paraba y me hacía algo, tenía miedo, pero igual me hice la chora jeje.
La cosa es que después se fue como a 200 km/hr, casi me desmayaba, pensé que íbamos a morir en un choque(íbamos sólo mis amigas y yo en el bus),mientras él seguía alegando y por el retrovisor miraba feo.
Cuando llegamos a Conce, tocamos el timbre, y el muy canalla nos paró como a 4 cuadras del paradero. Me dio una rabia...Ahí uno se da cuenta de que no están PARA NADA capacitados.
Cuando iba al colegio, había una vía universo(creo que la 16) y el chofr era muy simpático. Saludaba a cada pasajero que subía, y siempre anaba con una sonrisa, y sabes que nunca me dio boleto, pero tampoco me daban ganas de pedírselo porque era tan buena onda. Quizá si ellos cambiaran de actitud nosotros seríamos más pacientes y reclamaríamos menos.
Pero ya no se puede hacer nada, la gente cada día está peor, haya que andar a sobresaltos por la calle.
Tengo tantas historias para contar, pero no tiene sentido, a todos nos pasa.
Lo mejor es demostrar la aducación que tenemos y no rebajarnos al nivel de ellos, que lamantablemente dejan mucho que desear.

Saludos Panchito!
Andalbor dijo…
El peor servicio de transporte lo da la línea 42. Y gran parte de la culpa la tienen choferes gruñones, que se creen dueños del mundo porque están manejando una micro, que ven en nosotros los estudiantes un modo de hacer dinero fácil robándonos el dinero del pasaje que va directo a sus bolsillos, que son maleducados, que son irrespetuosos, que no se dan cuenta que comen gracias a nosotros.

En particular, para mí el peor chofer es el de la máquina número 1. Incluso dentro de la misma empresa lo han catalogado de "animalito" cuando he llamado para reclamar. El miércoles recién pasado se estaba haciendo el gil con el vuelto. Cuando se lo pedí, me dejó la moneda marcada en la mano. ¿Para qué se molestan tanto? ¿Qué ganan aparte de una mala salud? Sencillamente no entiendo a estos señores... habrá que seguir aguantándolos.
Anónimo dijo…
en buena onda pero si tu ibas a medico por que ibas a pagar con tu pase escolar deberias ser razonable y darte cuenta que si no vas a estudiar no deberias ocupar tu pase y aprovechando este espacio de poinion me gustaris decir quepor parter de los usuarios no pueden ser tan caraduras de subirse a una micro en el "mall" y cargado de bolsas y mas encima pagar con pase escolar primero veamos quienes son los descriteriados para empezar a juzgar desde ya gracias
Panchito dijo…
Estimado Anónimo (me gustaría que pudieras dar tu nombre):
Entiendo tu punto de vista, y la respeto. Pero yo no soy un irrazonable por utilizar una herramienta que me ha facilitado el mismo Estado y los mismos choferes de la locomoción colectiva. Partamos de la base que, al aceptar el pase escolar, los choferes deberían haber estado conscientes de que no sólamente lo íbamos a ocupar para ir a clases. En ese caso cada vez que me subiera a la micro el chofer tendría que revisar mi mochila, preguntarme a qué hora tengo clases y a dónde, y qué materia hay que estudiar.
Y, por último, somos seres humanos como los adultos, por lo tanto tenemos derecho a ser respetados y tratados como gente, no como animales.

Y tú... (suponiendo que eres un estudiante)... cuando vas al médico o a una fiesta, o al Mall, ¿pagas pasaje completo (hasta $490), o te ahorras un poco de dinero, pagando $140, utilizando un instrumento legal como lo es el pase escolar?

Saludos!!