112. Viajando con Panchito III: Las ferias libres

El último artículo que les escribí justamente hacía referencia a Viajando con Panchito, y me quedó gustando tanto lo que escribí, que decidí escribirles nuevamente para que conozcan un poquito más acerca de donde vivo yo. Ya les mostré algunos lugares lindos de la ciudad de Hualpén. Hoy es el turno de algo que es muy común, no solamente aquí en mi ciudad, sino también en Chile y en otros países. Me refiero a las ferias libres.

La feria libre
Una feria libre (Tomado de "Mi nuevo hogar")
En este artículo daré mi propia definición de lo que es una feria libre. Básicamente, es un lugar donde se venden varios artículos para consumo, en especial frutas y verduras, pero también ropa, pescados, y artículos de aseo, así como artículos escolares. Lo particular de estas ferias es que son al aire libre, y se ubican, depende del día, en diferentes zonas de la ciudad. Trabajan, por lo general, de martes a domingo, descansando los lunes. Visitar estos lugares puede transformarse en un verdadero panorama. Es un lugar... digamos, un tanto mágico, no solamente por la diversidad de cosas que se venden, sino por el ambiente que se forma, tanto dentro como fuera de las ferias. Echémosle un vistazo.

Visitando una feria libre
Esta es la feria libre que visité hoy en la mañana.
Hoy domingo fui a la feria. A decir verdad, de hace muchísimo tiempo que no visitaba la feria del domingo, y hoy fue la ocasión para hacerlo. Entré por la Avenida La Reconquista y salí por la Av. Grecia, al llegar a la calle Suecia. Me acompañó una amiga mía.

Productos varios
Al entrar a la feria podemos darnos cuenta inmediatamente del ambiente que se respira. Gritos y más gritos... claro, los feriantes pregonan sus productos para que la gente los compre (lógico). En una feria, la mayoría de las veces, los productos no están agrupados por categorías (No entendiste, ¿verdad? Te lo explico): No hay una sección de frutas y después una sección de pescados. Está todo revuelto, lo cual tiene una ventaja, puesto que si vives en un extremo de la feria no debes caminar hasta el otro lado de la feria (por lo general cientos de metros) para comprar un kilo de uva. Uva encontrarás cada ciertos metros a lo largo de la feria. La desventaja radica en que si mezclamos un puesto con pescados y al lado está el puesto de ropa... el resultado no es muy agradable :S

Los precios son económicos, por eso la gente prefiere ir a las ferias, en vez de los grandes supermercados. Pero (como siempre hay un pero) en la feria tu no eliges las frutas. Por ejemplo: le dices a un feriante que te de un kilo de manzanas. Él te las da, pero él elige las manzanas, por lo que cabe la posibilidad de recibir una manzana media malita, pero eso ocurre una vez a las quinientas. En un gran supermercado tú eliges qué fruta te llevas, pero a un mayor precio.

Más productos varios
Al llegar al final de la feria, se puede ver una fila muy larga de gente que vende sus productos pero que no tienen que ver con la feria. Son los llamados "colados", que forman la "feria de las pulgas", donde se venden artículos varios. En estas ferias hay que tener un poco de cuidado. Por citar un caso, algunas de las cosas que se saquearon luego del 27 de febrero (día del terremoto) se vendía a mitad de precio en esta feria de las pulgas.

A los alrededores de la feria por lo general se pueden ver los viejos camiones que traen la mercadería, casi siempre de la Vega Monumetal. Algunos de estos vehículos son antiguos buses que antes circulaban en las calles como buses de transporte público. Además, en algunas esquinas se pueden ver a predicadores hablando de Dios. Al terminar la feria, en la tarde, la cantidad de basura que se acumula es mucha, y debe ser retirada lo antes posible para que el tránsito vehicular se reestablezca - las ferias se ubican en las calles, recuerden eso -. Y lo otro es el olor que queda cuando la feria se va, olor que se mantiene por varios días, para desdicha de los vecinos.

A continuación los dejaré con un video donde les muestro en apenas 1 minuto (no pude más, el mundo está tan malo que no quise arriesgarme a que me robaran el celular) cómo es el ambiente en una feria, junto con mi amiga. La voz que se escucha muy al fondo es de un predicador con parlantes.


Eso es lo que quería comentarles hoy. Las ferias libres forman parte de la vida de los chilenos en general. Acá en mi casa siempre se compra en las ferias, ya que se economiza bastante. Saludos y si gustas puedes comentar.

Publicar un comentario

3 Comentarios

  1. jajajaa! Si po mi chikilla xD!!

    ResponderBorrar
  2. jajajajajaja parece que el caballero estaba algo ciego... deberia comprarse lentes :p

    Saludos Alfredo!! Un dia de estos me paseo por tu blog.

    ResponderBorrar
  3. Debería haberlo dicho antes, almenos en tu anterior entrada: Se agradece esta aproximación a vuestro entorno, a vuestras cotidianidades.

    ResponderBorrar

Estimado/a lector/a: agradezco tu tiempo al leer este artículo. Si gustas, puedes dejarme tus impresiones,en el siguiente formulario.

Por favor, evita comentar con groserías, insultos o frases de doble sentido. Muéstrame lo mejor de tu ortografía . No me hago responsable por comentarios de terceros. Recuerda que cada comentario lo respondo a la brevedad. Vuelve en un par de días y lee la respuesta. :D