200. Experiencias de un simple cajero 7

Una de las situaciones contadas en ediciones anteriores de Experiencias
de un simple cajero.
No puedo continuar con mi blog sin antes escribir una nueva edición de Experiencias de un simple cajero. Y sin bien es cierto ya no soy cajero, como ya deben de saber, la verdad es que no puedo cambiar el nombre de la sección, porque me da flojera. Así que aquí les dejo algunas nuevas experiencias que me han ocurrido mientras trabajo.

Una caja
Hace mucho tiempo atrás una señora ya de edad pasó por mi caja con algunos productos... son de estas señoras que tu las saludas y te meten conversa. Verdaderamente, en algunos caso me es una soberana lata conversar con ellas, porque te conversan cosas tan raras que ni las entiendo. Eso no quiere decir que no las pesco; al contrario, al conversar con los clientes mientras pasan su pedido hace que el tiempo pase más rápido. Pero este caso fue muy diferente.

La señora en cuestión fue extremadamente amable y cariñosa
Caja de supermercado
conmigo
. Su voz era tan dulce que me hacía sentir muy bien. Era como una abuelita que cuida con esmero a sus nietos y los mima en todo. Cuando terminé su pequeño pedido me miró y me dijo: "Jovencito, usted me atendió muy bien. Lo felicito: trabajó muy bien. Le podré una felicitación en su libro de sugerencias". Yo sólo atiné a agradecerle sus palabras.

Y aun cuando al revisar el libro de sugerencias nunca me escribió nada, el solo hecho de que te digan cosas como esas te hacen sentir bien: que tu trabajo bien hecho no pasa inadvertido, aunque sea para unos pocos, ya que para el resto de la gente (o la mayoría) tú sólo haces tu trabajo y ya: ES TU DEBER.

Fleje de Supermercado
Tomado de Link
Esta señora contrasta profundamente con otra señora, más joven, así que para diferenciarla de la señora, le diremos señor señorita. Esto es más reciente, como verdulero control caja, y no como cajero. Es muy común donde trabajo tener diferencias de precios en los flejes (el fleje es el letrerito chiquito donde dice el valor de un producto. ¡Ojo! No se llama cosito ni papelito ni letrerito del precio no no no, se llama Fleje). Compró un paté cuyo valor era aproximadamente de $250. Al pasar por la caja le marcó efectivamente ese precio. Ella, muy tranquila, digna de una mujer con principios y valores, subió y bajó a groserías de grueso calibre a la pobre cajera porque ella había visto el paté a $220. Entendamos, señoras y señores, que la diferencia que gatilló a esta venerable señorita a increpar con violencia a la cajera, era de miserables $30. "Claro - pensarán ustedes -, son $30 suyos, y tiene derecho a reclamarlos". Veamos qué pasó.

Era hora de que Panchito entrara en escena. Llegué y... ¿saben qué hice? Increpé e insulté a la cajera para que se sintiera más mal de lo que estaba Me puse entre la cajera y la clienta y, luego de saludarla, le pregunté que qué le pasaba. Luego de gritarme a mí el problema (incluyendo groserías... no iba a quedar ella en menos conmigo), le indiqué que fuéramos juntos a ver el precio a la sala.

Lo que ella no sabía era que diez minutos antes había tenido el mismo problema con el mismo paté, y yo ya sabía que el paté costaba $220 si llevaba 3, y si llevaba uno le salía a $250.

Fuimos a la sala de ventas y, al mostrarle claramente que si llevaba 3 le salía a $220 cada uno, ella quedó sin palabras, y en forma automática (y sin concursos ni sorteos) se ganó una cara malformada y desfigurada que le llegaba al piso. Lo lógico hubiera sido que se tragara sus insultos y me pidiera disculpas, a mí y a la cajera. Pero no olvidemos que vivimos en una sociedad sin respeto (aprovecho de tirar el dato de mi artículo que trata ese tema. Haz clic aquí para leerlo después). Lejos de arrepentirse por tan paupérrimo comportamiento, la señorita tira el paté lejos y, gritando alocadamente, deja toda su compra tirada en la caja y se va. Su léxico se fue a la porra.

¿Qué podemos aprender de esto? Siempre un trato amigable, una sonrisa de oreja a oreja y un vocabulario cortes hará que nuestras vidas sean más amistosas y más gratas. ¿Saben qué es la empatía? Es la capacidad de ponerse en los zapatos del otro. ¿Que pasaría si a ti te insultaran por algo que ni siquiera hiciste? Pues si no te gusta que te traten mal, no trates mal a los demás. Ponte en su lugar. Si los tratas mal, ellos se sentirán mal.

Si estás en una fila de un supermercado, y ves que hay mucha gente, largas filas y pocas cajas, ¿qué ganarás con gritonearle a la cajera? Sólo conseguirás enojarte, hacer que ella se ponga mal y más se demore en atender. Si esperas con paciencia y te lo tomas con humor, créeme que nuestro trabajo sería más grato y tu estadía en la fila más amena.

Amigos: si todos fuéramos empáticos, trataríamos a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros. Si eso ocurriera, haríamos de este mundo un lugar algo más digno para vivir. Y esa es la idea, ¿no?

Pongamos de nuestra parte para vivir en un mundo mejor

Aquí va la descripción personalizada de la entrada que queremos mostrar y que sólo se verá en la portada del blog. Puedes repetir un fragmento de la entrada o agregar una descripción completamente nueva; ésta sólo será visible cuando la entrada esté resumida, una vez que el lector ingrese a la entrada esta descripción no se visualizará.

Publicar un comentario

10 Comentarios

  1. Noo falta la gente mal educada y mas encima ciega que no lee lo que estan comprandoo

    ResponderBorrar
  2. Anónimo: Gracias por comentar. Es verdad, sólo les tomaría unos segundos leer el fleje antes de alegar por alegar. Saludos y para la otra déjame tu nombre para saber quién eres :D

    ResponderBorrar
  3. Panchito,si bien narraste sólo verdades del día a día ,eso no impidió a k me sacarán una k otra risa,te dejo saludos y sigue así

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Michael: Bienvenido al blog. Qué bueno que te hayan sacado risas mi artículo. Te invito cordialmente a que leas los más de 200 que tengo escritos y que puedes leer con total confianza. Saludos cordiales.

      Borrar
  4. Muy buen articulo Panchito. Te felicito.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Siempre pasando por aquí adivina: Gracias por tu comentario, Y vuelve pronto ;D

      Borrar
  5. Clienta jardín botánico30/8/14 1:03 a. m.

    Muy buen artículo señor desubicado jajaja broma, sigue así panchito nos vemos barney un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Jajjaja ya sé quién eres clienta jardín botánico: me halagan tus palabras. Y nos veremos en el trabajo. :D

      Borrar
  6. karina (yavu)3/9/14 12:06 a. m.

    Me gustó mucho tu articulo, vemos como la personas que establecen la sociedad no tienen "cariño natural" a las demas personas si no todo lo contrario

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Karina: Pequeñita. Que lindo tenerte por acá. Tu comentario bastante "tj" pos jjaja pero es verdad. La gente ya no tiene ese "cariño natural" que mencionas tú, y por eso suceden estas cosas. Pero ya falta poquito y todo se acabará, ¿verdad?

      Saludos pequeñita, y estamos al habla :)

      Borrar

Estimado/a lector/a: agradezco tu tiempo al leer este artículo. Si gustas, puedes dejarme tus impresiones,en el siguiente formulario.

Por favor, evita comentar con groserías, insultos o frases de doble sentido. Muéstrame lo mejor de tu ortografía . No me hago responsable por comentarios de terceros. Recuerda que cada comentario lo respondo a la brevedad. Vuelve en un par de días y lee la respuesta. :D