243. Clases de relajación usando el mar

El mar (Foto tomada de hdfondos.eu)
Hace unos años les conté en este mismo blog que me habían operado de un quiste. ¿Se acuerdan? Estuve un par de días en el hospital y con cuatro meses de licencia porque no podía trabajar en las condiciones en las que había quedado. La cosa es que los primeros días, luego de volver del hospital al hogar, dormir se me hacía muy difícil. No sabía por qué, pero me quedaba hasta altas horas de la noche intentando conciliar el sueño, y lo lograba a eso de las 2 de la mañana.

Sin embargo, indagando en internet, logré dar con una solución que, al principio, la encontré descabellada. Pero luego de los años, puedo decir que en parte me ayudó a dormir mejor. Déjenme contarles.

El sonido del... ¿qué?

A principios de 2013, en casa luego de mi operación, comencé a buscar información referente a cómo poder dormir mejor. Salían muchas soluciones, que de acuerdo a mi presupuesto, estaban alejadas de mí. Entonces, encontré un artículo (no recuerdo dónde, ha pasado mucho tiempo ya), donde hablaba del sonido del mar como método de relajación.

"El sonido del... ¿Qué?", fue lo primero que pensé. Lo encontré un disparate. Sin embargo, se me vino inmediatamente a la mente cuando, siendo un niño, mi padre me llevaba a pasear a la desembocadura del río Biobío, que quedaba cerca de casa. En ese lugar corre muchísimo viento, y se levantan olas muy altas que rompen con fuerza sobre las rocas. Ese sonido me gustaba mucho. Tanto así que me sentaba sobre las rocas más altas y cerraba los ojos, sólo para relajarme escuchando el sonido del mar y del viento.

Pero, vamos.... No podía ir todas las noches a dormir a orilla del mar, ¿no? Pero decidí buscar en youtube si alguien había grabado el sonido del mar como para relajarse. Y bueno, internet está plagado de vídeos con el sonido del mar. Y veía comentarios de personas que lograban dormir mejor dejando este sonido por las noches. "Debe ser una locura - pensé -. ¿Cómo puede ser posible eso?". 

En fin... no perdía nada con intentarlo, y un día decidí dejar el sonido del mar como fondo en mi habitación.

Relajación pura con el mar, la lluvia... ¡y hasta con la lavadora! 


Les acabo de dejar el vídeo original que usé la primera noche. Descargué el sonido y lo puse en el reproductor de música repetidas veces. Aunque pareciera extraño, ese día dormí tranquilamente toda la noche. Pensaba que el ruido no me dejaría dormir, pero al contrario: dormí muy bien. Al otro día hice lo mismo, y también logré dormir muy bien. El sonido claramente no era igual a cuando estás realmente frente al mar, pero los efectos son similares. Hay que usar la imaginación, cerrar los ojos y el resto viene por añadidura.

Una lavadora
Mis papás al darse cuenta que tenía ese ruido, les pareció muy raro lo que hacía. Pero al final se acostumbraron. Aparte que no les molestaba porque dormían al otro lado de la casa.

Luego me di cuenta que sucede algo parecido con la lluvia, y el ruido que produce al chocar las gotas del agua en el techo. ¿Acaso no es relajante escuchar la lluvia, acostadito, leyendo un buen libro o un buen blog como el mío? Y hace unos días me di cuenta que también sucede lo mismo con el sonido del centrifugado de una lavadora automática. Claro, pero en menor escala.

Hay de todo en internet. Sonido del mar, la lluvia, de lavadora... e incluso de secador de pelo y de aspiradora. Todo esto es para intentar dormir mejor. En mi caso, durante esos años ponía ese ruido por las noches (el del mar) y me dio resultado. Últimamente ya no lo hago, puesto que no quiero molestar a mi esposa. Pero de vez en cuando, uso mis audífonos, le doy play al vídeo... ¡Y a relajarse se ha dicho!

Publicar un comentario

0 Comentarios