242. Panchito Shumacher

La velocidad máxima siempre ha sido un tema entre los conductores

Enfermo: sí, así amanecí hoy. Completamente enfermo. Hoy tengo día libre de mi trabajo, y justo tengo que enfermarme. Estuve toda la noche tomando agua de natre, más unas pastillas y miel con limón, recomendación de mi enfermera personal: mi esposa, Carla. Me ha cuidado muy bien y me siento un poco mejor.

Aprovecharé, entonces, ya que estoy encerrado en casa porque afuera el tiempo está muy cambiante y eso hace mal, de escribir una nueva entrega para ustedes, mis fieles lectores de mi blog. Avanzamos muy rápido hacia el aniversario número 11 de mi querido blog. No les prometo nada, pero mi idea es hacer algo especial ese día. Veamos si me resulta. Ahora vamos con el tema de hoy.

Locura en la carretera

La historia que les contaré me ocurrió hace aproximadamente un año, cuando estaba de novio con Carla. Como deben saber - si no, ahora sabrán -, mi esposa es de Lirquén, y yo era de Hualpén, por lo que si quería verla tenía que viajar 18 kilómetros desde mi casa a la de ella para estar juntos. En uno de esos viajes, me quedé hasta las 10 de la noche aproximadamente conversando con ella, su familia y unos amigos, sobre diversos temas. En eso, salió el tema de la conducción. Uno de mis amigos, tiene problemas a la vista, problemas severos. Debe usar unos lentes con un aumento muy grande. Aun así, manejaba sin lentes y en varias ocasiones casi ha chocado con árboles o postes.

Claro está, para mí no era mucho el chiste, puesto que es peligroso. Actualmente no tiene licencia porque se le venció y no lo ha renovado. La cosa es que le decía que podía sacarle un parte por manejar de esa forma, y peor si en su licencia dice que debe usar lentes. Seguimos hablando de otras cosas y luego me fui.

Ruta 150: Carretera Concepción - Penco, a la altura del km 1.

Era de noche, y había mucho tránsito en la carretera. Viajaba a unos 85km/h cuando me cambié de pista (derecha a izquierda) para adelantar a un furgón. Me costaba mucho, porque iba más rápido que yo. Iba a aumentar mi velocidad cuando, en eso, de la nada, sin mentirles, DE LA NADA, aparece "un amigo en tu camino" (un carabinero), que se tomó la molestia de cruzar la carretera completa para atajarme a mí. Como iba por el carril izquierdo, que es el que se usa para adelantar, tuve que frenar en seco porque el carabinero se quedó frente a mí, con una linterna, indicándome que me estacionara en la berma. Como pude, me cambié de pista de nuevo y me estacioné en la berma, justo delante de un letrero que indicaba que la velocidad máxima era de 90 km/h.

"Buenas noches - me dijo el carabinero -. Sus documentos por favor". Se los pasé y, luego de ir a corroborar la información, me dice: "El motivo de esta fiscalización es para indicarle que usted ha infringido la velocidad máxima de esta carretera, ya que viajaba a 93km/h en una zona de 70km/h". Dicho esto, concluye: "Por lo que lo citaré al juzgado para proceder al parte".

Yo quedé plop. No iba a 93 km/h, sino a 85, como indicaba el velocímetro de mi auto. Pero, ¿cómo refutar a la autoridad, si no tenía pruebas de ello? Aparece una carabinera con una pistola de velocidad y me muestra un 93 gigante. Yo la miro, y le digo: "¿Cómo sé yo que usted apuntó a mi auto y no al que iba al lado mío?". No dijo nada; dio media vuelta y se fue a la patrulla.

Reconozco que iba excedido de velocidad, puesto que el último letrero con la velocidad máxima permitida efectivamente decía 70 km/h. Pero, una cosa es ir a 85km/h, y otra muy distinta es ir a 93km/h. ¿Por qué digo esto?

Diferentes velocidades, diferentes partes

Hablemos un poco de leyes viales. Todo vehículo motorizado debe respetar la velocidad máxima permitida, que en ciudad es de 60 km/h, y en carretera es de 100 km/h en una vía por lado, y 120 km/h en dos o más vías por lado (autopistas), a menos que un letrero indique otro valor. Si tú te excedes hasta 10 km/h, corresponde pagar entre 0.5 y 1.0 UTM ($23.323 - $46.647); entre 11 y 20 km/h es entre 1.0 y 1.5 UTM ($46.647 - $69.970); y más de 20 km/h es entre 1.5 y 3.0 UTM ($69.970 - $139.941)* más la suspensión de la licencia hasta por 45 días. 

¿Ven por qué les digo que es distinto ir a 85 que a 93 en una zona de 70 km/h? Si me hubieran cobrado el parte a los 85 km/h que marcaba mi velocímetro, tendría que haber pagado como máximo $69.970. Pero como el parte fue hecho por 93 km/h, entonces la multa era como máximo de $139.941.# La diferencia era mucha, más considerando que en esa fecha estaba juntando aun dinero para el matrimonio.

Pero, seamos sinceros. Si no hubiera ido a exceso de velocidad, jamás habría pasado esto, y reconozco mi error. Fui el día en que me citaron y terminé pagando casi $68.000 y me suspendieron la licencia por 5 días. Me sirvió de lección para manejar con más cuidado y, por sobre todo, respetar las leyes del tránsito que están para nuestro beneficio. ¡Saludos amigos! 
______________________________________________
*: Más información sobre las multas de tránsito puedes visitar este link.
#: Para calcular el valor de la UTM puedes visitar la página del Servicio de Impuesto Internos aquí.

Publicar un comentario

0 Comentarios