256. ¡Cállense que quiero dormir!

Estamos ya en septiembre. Este mes es el inicio de la primavera acá en el hemisferio sur. Y continuamos con esta temporada que ha estado muy movida en cuanto a artículos se refiere. En esta ocasión quiero contarles algo que, personalmente, me es muy desagradable, porque raya en la falta de respeto hacia los demás. Déjenme contarles.

¿Les ha pasado alguna vez que intentan concentrarse en casa, o quizá quieren dormir, pero no pueden por el boche que mete el vecino? Varias veces me ha pasado, y me es muy molesto. Claro está, el vecino puede que ni se entere que mete mucho boche, pero lo hace. Cuando vivía con mis padres, cerca de casa habían unos vecinos bien bochincheros, y que les gustaba hacer fiestas en su casa de vez en cuando. El ruido de la música se escuchaba a varios metros de distancia, aunque no me afectaba mucho puesto que no era mi vecino de al lado, sino de la cuadra siguiente.

Así se ve desde un mirador cercano a mi casa

Pero todo cambió una vez casado. Nos mudamos junto con mi esposa a una población de clase media ubicada entre Penco y Lirquén. Y para desdicha de mi, los vecinos de arriba (vivo en una calle de subida) son fiesteros. ¿Dónde está el límite entre tu derecho de disfrutar de una fiesta con tus cercanos, y el derecho del vecino a dormir en paz? Es una línea muy delgada y que es muy fácil de sobrepasar.

Pongamos dos ejemplos sencillos. Donde vivo, al lado, hay un perro. Y es demasiado ladrador. Claro, se agradece porque ladra especialmente cuando anda gente extraña en la población. Pero este perro ladra todo el bendito día. Lo que es TODO EL SANTO DÍA. Y a mi (insisto, una opinión y sentimiento estrictamente personal) me desespera, en especial cuando salgo del turno de noche y lo único que quiero es dormir y sus ladridos no me dejan.

Lo sé: es un perro. No puedo controlarlo, porque no razona. Simplemente ladra basándose en su instinto. Pero el otro ejemplo ya no se trata de perros, sino de humanos que deberían tener dos dedos de frente para pensar en su prójimo a la hora de hacer fiestas. Pues estos vecinos no hacen fiestas siempre: debo reconocer que es gente tranquila. Ni siquiera para los partidos de Chile son tan bochincheros. Pero hay algunas veces en que, cuando le dan con tuti, sencillamente no puedo concentrarme porque ponen la música a todo volumen.

Yo, claro, lo aguanto. Mi esposa también. Pero hay casos en que los vecinos son personas abuelitas o con ciertas condiciones especiales. Años atrás, cuando vivía con mis padres, frente a la casa se instaló una tocata de una religión equis. Instalaron sus instrumentos en la plaza que hay allí y a eso de las 5 de la tarde comenzaron a tocar su música, claramente cristiana. Yo iba saliendo a ver a mi novia, Carla, cuando recién habíamos comenzado nuestra relación. Volví a eso de las 9 de la noche... ¡Y aun estaban allí tocando!

Pensaba que no iban a durar mucho más tiempo, pero cuando noté que eran más de las 12 de la noche seguían con el boche, ya entré a molestarme un poco. No tanto por mí, sino por la vecina de al frente, cuya casa estaba directamente al lado de la tocata, y que sabía que estaba enferma y necesitaba reposo. ¿Cuándo mis derechos me dan autorización a pasar a llevar el derecho de otros a descansar? Es imprudente meter boche cuando ya todo el mundo sólo quiere dormir.

¡Cuidado! Hay que predicar con el ejemplo. Y por eso el tema de la consideración al prójimo es un tema delicado, puesto que hay que equilibrar mi derecho a hacer lo que quiera, con el derecho del otro a hacer lo que él quiera.

¿Y por qué no llamar a la policía? ¡Vamos, amigo! Eso no soluciona el problema. Primero, es muy probable que la policía no tome en cuenta tu reclamo puesto que hay cosas más importantes en las cuales deben poner sus esfuerzos, como atrapar delincuentes. Si toman en cuenta tu llamada, irán donde el vecino que mete boche y le pedirán que le baje el volumen. Pueden pasar muchas cosas, desde que efectivamente no meta más bulla, hasta que descubra que fuiste tú quien llamó y terminen haciéndote algo. ¿Descabellado? Para nada, al fin y al cabo, si un tipo que limpia vidrios en la calle mató a un hombre porque rechazó que le limpiaran el parabrisas de su auto, perfectamente pueden hasta matarte si reclamas por ruidos molestos.

Vivimos en un mundo peligroso y con una maldad sin precedentes (sin amor por el prójimo)
Imagen tomada de soyantofagasta.cl

No es ser exagerado: ese es el mundo en el que vivo. Y debo aprender a convivir con él. Por ello, apelo al buen corazón y al ser considerado con los demás. Hay que pensar en que quizá al vecino no le gusta esa música, o el volumen muy alto. La idea es que vivamos en armonía con quienes nos rodean, y no enclaustrados en nuestros hogares. Yo, personalmente, prefiero aguantarme y mantener una buena relación con mis vecino, y predico con el ejemplo. Si hago una comilona en casa, el volumen es moderado, para no molestar. Algunas veces, las acciones hablan más que las palabras, que se las lleva el viento.

De todos depende vivir en armonía (Tomado de El Libertador)


Publicar un comentario

2 Comentarios

Anónimo dijo…
Te encuentro toda la razón. No soporto cuando mete boche como si vivieran solos en la población. Pa fiestas patrias me tenían rejodido con su música.

Buen artículo. Saludos.

javier
Panchito dijo…
Hola Javier. Gracias por tu comentario. Sí, eso se llama falta de respeto por el prójimo, pero no podemos pedir mucho de esta sociedad cuya gente cada vez piensa más en sí mismo que en los demás. Saludos y vuelve pronto.