259. El síndrome del amén crónico

¡Ahhh...! Las redes sociales... ¿Qué haríamos sin ellas? Hasta hace unos años, comunicarse con personas que estaban lejos se limitaba a una llamada telefónica, una carta o un mensaje de texto a través de un ladrillo (los de la vieja escuela entenderán a qué me refiero). Lo cierto es que la tecnología ha avanzado a pasos agigantados a lo largo de los últimos años, y ahora whatsapeamos con nuestros contactos, para saber de ellos o simplemente tener un buen tema de conversación.Aquí va la descripción personalizada de la entrada que queremos mostrar y que sólo se verá en la portada del blog. Puedes repetir un fragmento de la entrada o agregar una descripción completamente nueva; ésta sólo será visible cuando la entrada esté resumida, una vez que el lector ingrese a la entrada esta descripción no se visualizará.

Lamentablemente, junto con las redes sociales se han masificado ciertas conductas que antes no existían. Bueno... las estafas, los robos de identidad y las juntas con personas desconocidas (o "conocidas" a través de las redes sociales) se han multiplicado fuertemente. Estas cosas ya existían antes de la irrupción de Facebook, Twitter o Google+. Y en cierto sentido, estas redes sociales tienen sus cosas positivas. Es mucho más fácil comunicarse con nuestros seres queridos que están lejos por abc motivos. Muchos negocios han crecido gracias al buen uso de estas herramientas. ¡Hasta mi blog tiene su propio Facebook donde ya somos 220 fans! Pero hay una conducta que quiero compartir con ustedes, y que es un poco... preocupante. Le puse el Síndrome del Amén Crónico. Veamos de qué se trata.

ADVERTENCIA
Es muy probable que, en este artículo, te sientas identificado con lo que escribo. Si concluyes que posees este síndrome, no te molestes conmigo. Al fin y al cabo, es meramente una apreciación personal, y muy en el fondo de tu corazón... me hallarás la razón.

¿Qué es esto del SAC?


El Síndrome del Amén Crónico (SAC por sus siglas) es una expresión que inventé yo (o quizás alguien más ya lo dice así, pero no me consta) para definir a las personas que suben a las redes sociales fotos de niños desnutridos, con malformaciones, o cualquier otra cosa, sólo para pedir un "Amén" como comentario. Por lo general, incluyen una frase que dice algo así como: "No bajes sin poner Amén", o "Comenta Amén para que este niño se salve". Tiene una variante que es: "Da like para que este niño no se muera de hambre", o cosas por el estilo.

Tiene una segunda acepción, relacionada con la primera. El SAC incluye también a quienes, increíblemente, hacen caso de los personajes aludidos en la primera definición y comentan "Amén" en las fotos. Dicho sea de paso, muchas de las fotos donde se pide que hagan esto alimentan el morbo y son perturbadoras. Le puse crónico, porque pareciera ser que conforme pasa el tiempo, se ven a las mismas personas pidiendo "Amenes" en las fotos que suben, y personas comentando "Amén" en dichas fotos. 

¿Por qué lo hacen?


Es una buena pregunta. Y tiene su respuesta, diferente para cada caso, claro está.

En el caso de quienes suben las fotos pidiendo el ya manoseado comentario "Amén" lo hacen básicamente para obtener muchos "Me gusta" y comentarios. Eso sucede especialmente en las páginas de Facebook para obtener más seguidores. ¿Tiene esto sentido? Bajo mi perspectiva, NO. Pero las personas lo hacen por el afán de obtener más fans. Subir fotos de niños desnutridos o enfermos raya en lo inmoral y anti ético. Por eso muchos alegan sobre eso y exigen que las fotos sean bloqueadas o borradas de las redes sociales. Alimentar el morbo NO ES GRACIOSO.

¿Y qué hay de quienes comentan "Amén"? ¿A qué se debe que lo hagan? Puede ser por un sentido de compasión y ayuda. ¿Cómo es esto? Es como cuando ocurre una desgracia, digamos un terremoto, en un lugar distante a donde vivimos. Como estamos tan lejos, no podemos ayudar físicamente o con nuestras propias manos. Pero mandamos "mucha fuerza" a través de las redes sociales, con un comentario, por ejemplo. Eso nos hace sentir bien, porque sentimos que hicimos algo, pero en realidad en la práctica no hicimos casi nada. Simplemente intentar levantar el ánimo y la moral a quienes pasan una desgracia a miles de kilómetros de distancia, y que seguramente nunca leerán nuestro comentario, por muy triste que parezca.

Ojo: se agradece ese tipo de comentarios. Pero no es más que eso: un simple comentario. Pues bien, hagamos la relación entre este ejemplo, y el ya famosísimo "Amén" del que tanto he mencionado es este dichoso artículo. Ese "Amén" es una forma de dar un apoyo moral a quien sufre una desgracia, representada en la foto que suben. Es como si pensáramos que ese "Amén" le llegará al afectado y lo ayudará a seguir adelante. Una forma de sentirse bien porque lo ayudamos, aunque sea con, literalmente, UNA palabra de aliento.


¿Sirve de algo?

Muchos seguramente comentaron "Amén" y luego se dieron cuenta
de que tenía un trozo de jamón en la cara e hicieron el soberano ridículo.
Esta pregunta, la última de este artículo, tiene una respuesta muy clara. NO. No sirve de nada. Veamos por qué.

¿De verdad podríamos esperar que escribiendo Amén en una foto la niña con cáncer se va a curar? ¿Es realmente necesario demostrarle a los demás que amas a tu mamá o que eres creyente en Dios con darle like, comentar amén y compartiendo una imagen? ¿Hasta qué nivel debemos llegar los seres humanos con tal de ser aceptados, o quizás tomados en cuenta, por nuestros pares? Desde mi perspectiva, es una total pérdida de tiempo hacer eso. Nadie se va a curar de una enfermedad, por muchos likes que tenga su foto o por muchos amén que le escriban. Eso es irrisorio, absurdo, hasta ridículo. Desde cualquier perspectiva, no tiene ningún sentido.

Las redes sociales, usadas de buena manera, pueden hacernos pasar buenos ratos, e incluso hasta hacernos ganar algo de dinero. Pero también nos pueden robar el tiempo, o hacernos pasar el ridículo, actuando de ciertas maneras. Ciertamente, escribir "Amén" en una foto es una pérdida de tiempo y una forma de quedar mal y como un ignorante frente a los demás. No te transformes en un enfermo del Síndrome del amén crónico. Demuestra que eres una persona madura: si quieres demostrar generosidad o empatía, hay muchas formas de hacerlo, que claramente van mucho, muchísimo más allá, de comentar una simple foto con una palabra... Amén. 

¿Y tú? ¿Has visto ese comportamiento en las redes sociales? ¿Lo has hecho alguna vez? Conversemos en los comentarios. ¡Saludos amigos y gracias por leerme!

Publicar un comentario

2 Comentarios

Adivina dijo…
¡Excelente artículo Panchito! Algún día ibas a tocar ese tema. Algo te conozco ya.
Y es totalmente tonto lo que mucha gente hace. Pero bueno... es lo que hay.

Saludos amigo :D
Panchito dijo…
Adivina: Gracias por tu comentario. Veo que ya me conoces lo suficiente... no sé si será tonto lo que hacen estas personas, pero una cosa es cierta: no tiene sentido, y no sirve para nada que lo hagan. ¡Saludos! :D