123. Rumbo a Cochrane

Un lago mientras viajábamos rumbo al sur, cerca de Chile Chico
Continúo relatándoles a ustedes, queridos visitantes, mis vacaciones 2008, que me di en febrero de ese año. Quiero mostrarles los lindos paisajes del sur de Chile rápidamente para, posteriormente, iniciar el relato de mis vacaciones 2009, aunque ya saben a dónde fui

Pues bien, ya hemos entrado a territorio Chileno, luego de dar la vuelta por Argentina. Recordemos que no se puede acceder en auto de forma expedita por Chile, puesto que hay que cruzar una cantidad de ríos y brazos de mar en barco. Sale más conveniente irse por la carretera pavimentada de Argentina. Estamos en Chile Chico, a unos 200 kilómetros al sur de Coihaique, la ciudad más grande de la XI región. Nos alojamos en unas cabañas a orillas del lago General Carrera, que es el mismo que se llama Buenos Aires por el lado Argentino. Al otro día, domingo 17 de febrero, teníamos como intención conocer la ciudad de Chile Chico y sus alrededores. Veamos qué sucedió.

Adentrándonos en los bosques del sur de Chile
Mapa del viaje entre Chile Chico y Cochrane
Mi diario, en las páginas 1715 - 1717, relata lo de ese día:

Plaza de Armas de Chile Chico
"Domingo 17 de febrero de 2008
22:32 horas: ¿Dónde me encuentro? Uf... muy lejos de mi casa. Ha sido un día extenuante, pero que ha valido la pena.
Por fin nos levantamos un tanto tarde: 9 y media de la mañana. Corría un viento espantoso en Chile Chico, pero aun así salimos a recorrer la ciudad. Primero fuimos al lago General Carrera. Luego estuvimos en la plaza. También fuimos a un mirador, donde se observa todo el lago y la ciudad. Todo realmente precioso"

La plaza de armas de Chile Chico, ubicado a 1 cuadra del lago y a unas 2 de donde alojábamos, tenía pasto sintético en el área de los juegos. Nos tocó un hermoso día despejado pero, como mencioné en su oportunidad en mi diario, corría un horrible viento helado, así que para nada hacía calor. Aun así, el clima de ese lugar es muy favorable, puesto que es un micro-clima, parecido a los valles del centro del país, por lo que se puede cultivar variados productos, así como en la zona centro.

El mirador sencillamente precioso, con una espectacular panorámica de la ciudad y el paisaje que la rodea. Si en la ciudad corría un viento espantoso, imagínense el vientesito que corría allá arriba.
A orillas del lago General Carrera
El mismo lago desde el mirador (qué ventolera, ¿no?)
Chile Chico desde el mirador (al final de la avenida comienza Argentina)
Luego de ir al mirador fuimos a cargar combustible a la única bencinera de la ciudad. La bencina estaba a unos $715 (cuando en Concepción en ese entonces costaba $600). Obviamente caro, pero mejor ni hablar de otros productos que se vendía en Chile Chico. Por ejemplo, el kilo de pan costaba, el 2008, $1100; el kilo de naranjas, $1300; el de tomates, $950. Y eso que aun no comenzaba la crisis ni tampoco habían heladas como este año. Mi diario concluye: "Señor, señora, ahora usted, que vive más al norte y menos aislado, podrá pensarlo dos veces antes de decir: '¡¡$590 el kilo de pan!! ¡¡Muy caro!!'".

En recorrer la ciudad se nos fue la mañana. Nos fuimos a almorzar en la cabaña y luego del exquisito almuerzo empacamos y, a las 13:30 horas nos fuimos al sur. ¿Al sur? ¿Más al sur? Sí, más al sur, debíamos llegar a la siguiente ciudad siguiendo el camino ripiado: Cochrane.

"A pesar de la lentitud del viaje (186 kilómetros en 5 horas), disfrutamos plenamente del viaje. Al fondo se veía los campos de hielo norte, con mucha nieve y hielo y, al frente, el lago general Carrera. Realmente un sitio hermoso".

Aquí les dejo algunas fotos del viaje rumbo al sur:
Con un lago de fondo
Rumbo a Cochrane
¡¡Nieve!!
A eso de las 18:15 horas llegamos a Cochrane, capital de la provincia de Capitán Prat. Como mi padre busca alojamiento recien al llegar a la ciudad (no reserva nada antes de salir de vacaciones, por lo que cualquier cosa puede pasar), tuvimos que dar vueltas y vueltas por el pueblo buscando alojamiento, mientras lo único que quería era tirarme en una cama y descansar. 

En Cochrane, más al sur.
"Hicimos el medio recorrido buscando un caballero que tenía cabañas. Cuando lo encontramos nos dijo que no tenía nada. Pero nos dio un dato"

Eso era lo que indicaba mi diario cuando estaba ya acostado. Gracias a ese dato pudimos conseguir alojamiento. ¿Donde? Eso se los diré en el siguiente artículo de mis vacaciones, puesto que aquel alojamiento merece un artículo aparte. Esto y más, en mi super especial de las Vacaciones Coihaique 2008. Saludos y si gustas puedes comentar.

Publicar un comentario

0 Comentarios