163. Es cuestión de modales...

Vivimos en un mundo cada vez más insensible y falto de respeto. ¿Cómo podemos evitar que se nos peguen estas malas costumbres, como no decir Gracias o Por favor?
Tener buenos modales es signo de cultura y educación
Aquí va la descripción personalizada de la entrada que queremos mostrar y que sólo se verá en la portada del blog. Puedes repetir un fragmento de la entrada o agregar una descripción completamente nueva; ésta sólo será visible cuando la entrada esté resumida, una vez que el lector ingrese a la entrada esta descripción no se visualizará. ¿Te han enseñado modales? A mí desde muy pequeño mis padres me inculcaron lo que son los modales, el ser respetuoso y ser amables con los demás. Sin embargo, en un mundo cada vez más apurado y poco preocupado por el prójimo, pareciera ser que los modales se están quedando en el pasado. ¿Será que en la actualidad están obsoletos?

Un mundo sin modales
 Ceder el asiento es muestra
de modales
Entendamos que "los modales son las normas de conducta que, ejecutadas, demuestran que una persona es correcta, educada y refinada, y que se usan para exteriorizar el respeto hacia otras personas" (tomado de wikipedia). Por lo tanto, el hecho de tener buenos modales reflejan en nosotros una actitud de respeto hacia nuestro prójimo, y así demostramos ser personas correctas y bien enseñadas. Personalmente he visto cómo los modales han caído notablemente en el último tiempo. La gente ya no tiene respeto por nada ni por nadie, siendo unos egocéntricos, es decir, "me preocupo por mí, y el resto no me importa".

Ejemplos hay varios, y no es necesario ir tan lejos para darse cuenta de ello. ¿Qué tal si hablamos de los asientos preferenciales en las micros, ubicados adelante? Sí, ese letrero que dice Cédalo, donde tienen preferencia los minusválidos, embarazadas y tercera edad. Y, aunque no sea los primeros asientos, moralmente los jóvenes deben ceder el asiento a los mayores. Pero eso cada vez se ve menos.

No te hagas el desentendido: cede el asiento
Pero hay cosas más sencillas aún. ¿Pedimos permiso antes de pasar por un lugar lleno de gente, o simplemente chocamos con todos? ¿Pedimos disculpas si empujamos a alguien sin querer? ¿Pedimos las cosas por favor? ¿Cedemos el lugar en la fila a una abuelita o a un minusválido? ¿Ayudamos a cruzar la calle a un ciego? En el supermercado donde trabajo, hay una caja preferencial para personas con discapacidad, embarazadas y tercera edad. ¿Es posible que la gente llegue incluso a pelear e insultarse con tal de no ceder el lugar? Es curioso, porque esa misma persona que no cede su lugar a un abuelito, tarde o temprano también será un viejo a menos que la amargura que tiene lo mate antes de viejo, y demás que querrá que le cedan el lugar en la fila para no estar tanto rato esperando.

Las palabras mágicas :D
¿Y qué hay de dar las gracias? Algo tan básico que también está quedando en el olvido. Nadie agradece por nada, y eso sí que es una falta de respeto. Ejemplo: ¿decimos gracias cuando alguien nos hace un favor? ¿Cuando nos ayudan en algo que es difícil de hacer? ¿Damos gracias cuando un empaque nos ayuda con las bolsas en el supermercado? Mi experiencia dice que cada vez se usa menos.

Palabras como por favor, perdón, disculpe, gracias; o acciones como ceder el asiento, ayudar a alguien que viene muy cargado, o acompañar a alguien a cruzar la calle, van quedando obsoletas. E incluso, muchas personas quedan atónitas cuando alguien, especialmente un joven, hace estas cosas.

Un experimento muy curioso
Pero no quiero dedicarme a la palabrería. El 23 de diciembre pasado fui al centro con un amigo, y el centro estaba llenísimo de personas que, supuestamente motivadas por el amor y otras cosas, compraban regalos navideños para los seres queridos. Allí, hice un experimento, experimento que ya había hecho en tercero medio, por allá por el año 2006, y que arrojó resultados negativos. ¿Cuál? Me paré en la esquina de Barros Arana con Aníbal Pinto, una esquina muy transitada por peatones, puesto que allí se cruzan dos paseos peatonales, y comencé a anotar cuántas personas chocaban conmigo. No me iba a mover. Y si alguien me chocaba, quería ver si era capaz de pedirme disculpas por lo menos.

Haciendo el experimento. El de mochila y gorro verde soy yo
Yo otra vez... (sí, el gorro verde es de Luigi Bros :P)
Estuve 10 minutos parado en esa esquina en ambos casos, el 2006 y el 2011, y aquí están los resultados:

2006:
Minutos parado en la esquina: 10
Personas que chocaron conmigo: 12
Personas que me pidieron disculpas: 4
Personas que no me dijeron nada: 7
Personas que se molestaron conmigo: 1

2011:
Minutos parado en la esquina: 10
Personas que chocaron conmigo: 22
Personas que me pidieron disculpas: 6
Personas que no me dijeron nada: 10
Personas que se molestaron conmigo: 6

Los resultados saltan a la vista: la gente en general es mal educada. O por lo menos, justo a mí me tocaron personas mal educadas que ni siquiera se dignaron a pedirme disculpas. De un universo de 34 personas en esos dos años, sólo 10 me pidieron disculpas, y 7 SE MOLESTARON porque seguramente consideraron que yo era un estorbo en su camino. 17 personas no dijeron nada. Lo curioso es que de esas personas que se molestaron y me increparon, una abuelita soltó una palabrota, siendo que por lo general los mayores son más respetuosos.

Seamos más respetuosos
Desubicados
A pesar de que un libro muy antiguo indicó que la gente sería "amantes de sí mismos, sin afecto natural, crueles, aborrecedores de lo bueno", nosotros no debemos ser como la mayoría de la gente que muestran estas características (2 Timoteo 3:1-5). En el experimento citado anteriormente, sí hubo gente respetuosa que, amablemente, me pidió disculpas por pasarme a llevar sin querer. Si realmente somos respetuosos, no tendríamos por qué seguir la corriente de un mundo cada vez menos comprensivo y amable con los demás. ¿Acaso costará tanto pedir las cosas por favor? ¿Tanto dolor de pies nos traerá si cedemos el asiento en la micro y viajamos parados? Si no tenemos plata para darle al empaque, ¿no podríamos decirle un Muchas gracias en señal de agradecimiento? Si vemos a una abuelita que no puede cruzar la calle, ¿acaso se nos vendrá el mundo encima si perdemos 30 segundos y la ayudamos?

De nosotros depende hacer un mundo un poco más amable. Quizás no recibiremos grandes recompensas en dinero o en cosas de valor al ser agradecidos, amables, corteses o con buenos modales hacia los demás, pero créanme: cuando le hacemos el bien al prójimo, es un bálsamo para nuestra alma, y eso NO TIENE PRECIO. Vamos... es sólo cuestión de modales.

Si no tienes modales... te obligaré a ver Barney durante 4 años sin parar...
o peor, Barney te raptará durante tus sueños y te obligará a cantar sus canciones... :P

Publicar un comentario

8 Comentarios

Yass dijo…
muy buen articulo! y es muy cierto eso de los modales.. pero bueno se sabe que cada vez la cosa ira peor :/!y asi lo indica tu experimento del 2006 con respecto al 2011 :)! ya cuidate panchi y sigue escribiendo :)! chadiito :P!
Panchito dijo…
Yass: por lo visto ya no eres mi nana, pero bueno... será.
Gracias por tus palabras, y es cierto que esta cosa seguirá peor... pero ya sabes, vienen tiempos mejores, pero por otro lado, y eso tú lo tienes clarito. Xau!
adivina dijo…
modales? que es eso? se come? Jjajajajaja tiene razón panchito, nadie respeta a nadie,pero yo no soy asi :D

Saludos!
Ayelén dijo…
Hopy vi eso exactamente, un señor con muletas en el tren lleno y con un calor INFERNAL, nadie le cedio su asiento!
Panchito dijo…
Es verdad, lamentablemente el respeto hacia otras personas se ha perdido, pero me alegra saber que tú no eres así :) Saludos!
Panchito dijo…
Ayelén: Bienvenida a Donde Panchito. Chispas, parece que la cosa no es solamente donde vivo yo. La gente es cada día mas insolente con quienes necesitan nuestra ayuda, y el ejemplo que citaste claramente demuestra eso. Pobre caballero... espero que no le suceda lo mismo.

Gracias por pasar por aquí, y recuerda que puedes seguirme en Facebook, haciendo clic aquí. Saludos!
Anónimo dijo…
Nada nuevo, la gente esta acostumbradas a que le besen los pies. Decir "permiso" o "perdoneme" o "gracias" o "por favor" no cuesta nada. Pero la gente solo se queja de los demás y no se autoexaminan.

Buen blog hermano, te sigo desde hace mucho.

PD: no daré nombres porque en Internet no hay signos de mi y quiero que siga así pero me puedes llamar "sr.faustan" (así me llamo en todos lados jeje) saludos amigo.
Panchito dijo…
Sr.Faustan: Gracias por comentar. Cuando lo hagas de nuevo podrías usar tu seudónimo para poder reconocerte.

Así está el mundo: la gente piensa que viven solos y no son capaces de usar las palabras que tu dices en tu comentario. Pero somos nosotros quienes debemos darles el ejemplo.

Gracias por seguirme y espero verte más seguido por acá :D