225. Un cuidador de autos muy particular

Este artículo está en "Radio Donde Panchito". ¡Escúchalo!
Foto referencial

Hace unos días atrás me pasó algo yendo a comprar al supermercado que, claro, llegó a ser tragicómico y una reverenda estupidez. Pero pensando fríamente, lo que ocurrió rayó en lo insólito y demuestra lo que algunos "cuidadores de autos" hacen en nuestra ausencia.

Por favor, de entrada les digo que no quiero echar a todos los cuidadores dentro del mismo saco; eso sería injusto. Pero déjenme contarles que sucedió cuando fui a comprar a un súper.

Al llegar, estaciono mi autito y procedo a ir a hacer las compras. Un cabro de naranjo (chaleco reflectante) me dice que vaya tranquilo. Que él me cuida el auto. Yo, siendo sincero, siempre he sido desconfiado, pero nada puedo hacer. Simplemente los dejo que hagan su trabajo y ya.

Compre y, al salir, me encuentro con otro cabro "cuidador", encaramado en mi auto adelante en el capó. Impresionado por la tontera que estaba haciendo, me acerco y le digo: "Oye, ¿crees que es correcto lo que estás haciendo?". Me mira y me responde: "No estoy ni ahí". "¿Y si llega el dueño del vehículo?", le pregunto. Y me dice: "Me bajo poh, si le estoy cuidando el auto".

Yo no daba crédito a todo esto, así que le dije: "Bueno, cuando te canses de estar encima de mi auto avísame pa poder irme. Por mientras iré a buscar a la patrulla móvil que esta a la vuelta". La cara del cabro se desfiguro. De inmediato se bajó del auto y, con un paño, comenzó a limpiar donde estaba sentado. Yo me subí al auto y, ¿que creen? Tuvo el descaro de pedirme un aporte poh.

Encendí el motor, retrocedí y, dejándolo con la mano estirada, me fui. Lo chistoso es que, al mirar por el espejo retrovisor, veo que está gritando y me levanta el dedo de al medio.

Bueno, nunca más fui a comprar a ese supermercado. Y esa experiencia me muestra que, como en todo tipo de trabajos, hay quienes sólo hacen tonteras y sacan la vuelta.

En fin. Eso quería contarles. A mi siempre me suceden cada cosa. Además, había quedado de hablarles de una estafa de la cual hay que cuidarse. Pero eso será en una siguiente oportunidad. ¡Nos vemos pronto aqui, Donde Panchito!

Publicar un comentario

0 Comentarios