238. Viajando con Panchito 11: Caleta Lenga

Panorámica de la Playa de Lenga

Se nos fue el verano, pero eso no quiere decir que no podamos salir a seguir disfrutando de los lindos lugares que nos rodean. Claro, puede que este mes de marzo que recién pasó haya sido un tanto traumático, puesto que volvemos de las vacaciones a la triste rutina de trabajar. Los niños y jóvenes vuelven a sus estudios, y los días de relajo llegaron a su fin. Pero, si les sirve de consuelo, yo no tuve vacaciones como tal. Cuando me casé, por ley me dieron 5 días hábiles para vacaciones, días que usé simplemente para ordenar mi nueva casa. Con Carla salimos un par de veces por el día durante el verano y era. Así que imagínate cómo me sentía al ver que mis familiares y amigos salían de vacaciones y yo... bueno, trabajando.

Bueno, son los costos de iniciar una vida matrimonial. Hay que mantener el hogar, y yo feliz de hacerlo. Pero este artículo no tratará de mi vida luego de casarme. De eso ya les hablé en el artículo "Señor Panchito". Hoy es una nueva entrega de mi ya clásica sección "Viajando con Panchito", una de las secciones que más me gustan. Ponte cómodo: nos vamos a Lenga.

Caleta Lenga: de una caleta de pescadores a un polo gastronómico

Entrada a Lenga, en la carretera que une aquella localidad con Hualpén y Concepción

Vista hacia el Estero Lenga (con su humedal). A la derecha la caleta.
Costanera de Lenga (tomado de juvenoide.cl)

Saliendo del radio urbano de Hualpén, en el Gran Concepción, son sólo 6 kilómetros para poder llegar a Lenga. Hay que tomar la autopista Concepción - Talcahuano (Ruta 154), y virar a la derecha en la trompeta O'Higgins (pasado el mall). Seguir derecho por la Av. Las Golondrinas para, luego de pasar por las 4 esquinas y por algunas industrias, lleguemos a Lenga al virar la carretera a la izquierda y apareciendo el mar. Hay señalización para llegar a la caleta. También la línea 71 (buses Puchacay) llega allá.

Caleta Lenga es una pequeña caleta cuya mayor actividad no es la pesca, sino la gastronomía. Su población es de aprox. unos 350 habitantes. Posee una Av. Principal (llamada Av. Lenga) y varias calles y pasajes secundarios. Posee una cancha de futbol, un colegio y una gran costanera de 1 km de largo aproximadamente. Durante todo el año los restaurantes ofrecen una gran gama de productos de mar, como pescados, mariscos, curantos, y una infinidad de platos muy sabrosos.

Mirador hacia el humedal Lenga

Como Lenga pertenece al Santuario de la Naturaleza Península de Hualpén, podemos encontrar lugares bonitos para deleitar la vista. Hace poco inauguraron un mirador hacia el río Lenga, donde podemos divisar algunas especies de aves y árboles. Además, durante la época estival, se puede disfrutar de conciertos al aire libre frente al mar, campeonatos de castillos de arena, deportes en la playa y ferias artesanales. De verdad, y no es porque yo viva cerca de allá, vale la pena la visita por el día.

Desde hace un par de años, la playa de Lenga es apta para el baño durante algunas semanas en el verano. La playa da hacia la bahía de San Vicente, y la jurisdicción le corresponde a la Capitanía de Puerto de San Vicente. Hay un proyecto de crear un club de yates, pero aun no se ve nada concreto.

Ramuntcho

Cruzando el puente (en muy mal estado) ubicado al final de la Av. Lenga, el camino se divide en dos. Hacia la izquierda se va al sector "El Castillo", bordeando el río Lenga. Hacia la derecha se va a unas instalaciones de la Universidad Católica de la Santísima Concepción. A pie, se puede subir el cerro (se recomienda llevar ropa ligera y tener buen físico. No es complicado el camino, pero tampoco hay que subestimarlo). El cerro que cruzamos es una de las famosas "Tetas del Biobío". Son dos cerros que están junto a la desembocadura del Biobío. Desde arriba se obtiene una hermosa vista del mar, del río, de Lenga y, en general, de todo Concepción.

En fin, al final de camino cruzando el cerro, llegamos a Ramuntcho. Es una hermosa playa de aguas cristalinas, algo escondida, donde se puede disfrutar de un lugar muy tranquilo y relajado. Para quienes se preguntan si sólo se puede llegar a pie, la respuesta es que también se puede llegar en auto. En otra oportunidad les hablaré de eso.

Sentado en la carretera que une Hualpén con Lenga

Para quienes vivimos en Concepción, es muy fácil visitar Lenga y disfrutar de las bondades que sus restaurantes y de la belleza que hay en ese lugar. Si tienes la oportunidad, visita está pequeña pero pintoresca caleta: te aseguro que no te arrepentirás. ¡Hasta un nuevo Viajando con Panchito!

Publicar un comentario

0 Comentarios