387. Esperanza, parte 1

¿Es iluso ver el futuro con esperanza? ¿O hay razones de peso para ello?

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Cuando pasamos por situaciones complicadas en nuestra vida, tendemos a mantener la esperanza en que todo se solucionará más temprano que tarde. Esa actitud nos ayuda a enfrentar los problemas de mejor manera, porque, aunque los golpes de la vida duelan, pensamos en el futuro, en el momento en que aquella situación que tanto nos angustia ya no exista.

Si hablamos a nivel macro, podemos decir que la sociedad humana en su conjunto vive una situación complicada que nos angustia a todos en mayor o menor medida. En esta situación es primordial ver el futuro con esperanza, ya que nos ayudará a hacerle frente a las presiones de este sistema de mejor forma, conscientes de que pronto los problemas mundiales tendrán solución.

Pero, al pensar en un futuro mejor, surgen muchas interrogantes. ¿Cómo se acabarán los problemas de la humanidad? ¿Quién podrá lograr eso? ¿Cómo nos atañe a nosotros esta esperanza? ¿Y qué debemos hacer para disfrutar de un mundo distinto al que vivimos ahora? Para responder estas preguntas, primero debemos ver dos cosas importantes en esta primera parte de esta serie: ¿Qué es la esperanza? ¿Y por qué necesitamos tener esperanza?

Definiendo la esperanza

Podemos definir la esperanza como el estado de fe y ánimo optimista basado en la expectativa de resultados favorables relacionados con eventos o circunstancias de la propia vida o el mundo en su conjunto. Otras definiciones de tener esperanza incluyen los siguientes términos: "esperar confiado" y "abrigar un deseo con anticipación".​ La Real Academia Española la define como "Estado de ánimo que surge cuando se presenta como alcanzable lo que se desea". La esperanza nos ayuda a no caer en el desánimo, a no perder la calma ni perder de vista aquello que anhelamos con empeño. De allí que la esperanza alimente positivamente nuestras aspiraciones.

Teniendo la definición, ya podemos comprender la importancia de tener una vida llena de esperanza, a pesar del mundo sombrío en el que vivimos. Así pues, la esperanza nos da la moral necesaria para levantarnos una y otra vez y continuar luchando para llegar a ese estado futuro en el que los problemas ya no existirán. Pero, ¿es realmente necesario tener esperanza?

El mundo que nos rodea

La respuesta a la pregunta recién formulada es SÍ. Necesitamos esperanza, en especial por el mundo que nos rodea. En el artículo anterior, que sirvió como introducción a esta serie, hablamos de varias cosas que están sucediendo en la actualidad como para pensar que todo va mal. Aun así, muchas personas piensan que todo sigue como siempre... que el mundo siempre ha sido así. Pues... en mi opinión meramente personal (aunque muchos concordarán conmigo), en mis casi 32 años de vida, ya he podido observar una decadencia de la sociedad humana en todo aspecto. Echemos una miradita rápida al mundo que nos rodea.

Desastres naturales, enfermedades, pandemias, guerras, delincuencia, pobreza, corrupción, decadencia moral, muerte... problemas económicos, sociales y familiares... y un largo etcétera. ¿A quién no le gustaría que todos los problemas mencionados ya no existieran? Siendo realistas, hasta el momento nadie ha podido lograrlo, por muy buenas intenciones que tengan. Sírvase como ejemplo lo que sucedió hace un par de días en Santiago de Chile.



¿Qué tiempos son los que estamos viviendo, donde la violencia ha llegado a este extremo? ¿Por qué el mundo ha llegado hasta estos límites? La respuesta es muy sencilla, pero tan compleja que lamentablemente la mayoría de las personas no la entienden y, por ende, piensan que quien tiene la culpa de las desgracias es, por ejemplo, Dios.

¿Será Dios el culpable de nuestros problemas?

En este punto de la serie, citaremos de aquel libro tan antiguo, así como olvidado por muchos, pero que sigue siendo muy actual: la Biblia. Claro, porque si muchas personas le echan la culpa a Dios, pues Dios explica muy bien el asunto en Su palabra. Como ya les he dicho antes, este no es un blog de teología, pero cuando yo aprendí esto me liberé de muchos sentimientos y creencias que me hacían mal. Sí: gracias a saber la verdad, tengo esperanza. Veamos.

La Biblia da las explicaciones del por qué del sufrimiento humano. Y no solamente eso, sino que también nos da esperanza de un futuro mejor.
 

La Biblia dije sin rodeos que Dios es amor (1 Juan 4:8). Creo que es uno de los textos más conocidos por la gente. Si ves que un padre dice amar a su hijo, pero constantemente lo trata mal, lo insulta, no le da de comer y le causa sufrimiento, ¿realmente creerías en el amor de aquel padre? Del mismo modo, sería una mentira decir que Dios es amor si, al mismo tiempo, le echamos la culpa a Él de todo el sufrimiento humano. Dios nos ama a todos, y quiere lo mejor para todos. 

Ponte a pensar en todas las cosas buenas que tenemos alrededor. Sí: cuesta, pero se puede hacer este experimento. Tenemos un grandioso cuerpo humano. Vemos a color, sentimos olores, saboreamos ricas comidas. Nuestro cuerpo es una obra maestra. Observa el planeta en el que vivimos (fuera del daño que le hemos hecho). Es un planeta hermoso, con diferentes ciclos que permiten la vida en ella. Disfrutamos de bellos paisajes y de la flora y fauna. Dios no tenía la obligación de darnos este maravilloso cuerpo humano ni dejarnos en un planeta que funciona a la perfección. Pero lo hizo por AMOR.

Si ves que un padre dice amar a su hijo, pero constantemente lo trata mal, lo insulta, no le da de comer y le causa sufrimiento, ¿realmente creerías en el amor de aquel padre? Del mismo modo, sería una mentira decir que Dios es amor si, al mismo tiempo, le echamos la culpa a Él de todo el sufrimiento humano.

Teniendo claro que Dios nos ama y que, por lo tanto, es imposible que nos cause cosas malas, ¿quién tiene la culpa de lo que sucede actualmente? ¿Y por qué Dios lo permite? Estas cuestiones son fundamentales para ver el futuro con esperanza. En el siguiente artículo hablaremos de eso y podremos contestar la primera pregunta fundamental: ¿Cómo se acabarán los problemas de la humanidad y quién podrá lograr eso? Si gustas podemos conversar sobre el tema en los comentarios. Con gusto te responderé.

Averigua más: ¿Quieres tener una noción de lo que hablaré en el siguiente artículo? Busca en tu propia Biblia los siguientes textos: 1 Juan 5:19; Mateo 24:7, 8; Lucas 21:10,11; 2 Timoteo 3:1-5


Publicar un comentario

4 Comentarios

  1. Hola Panchito. Estuve leyendo tu artículo y lo encontré interesante. Soy muy creyente y me gusta eso de buscar cosas nuevas en la Biblia. Espero que el resto de los artículos realmente hablen de cosas positivas. Esta primera parte igual da frustración por el mundo en que vivimos.

    Saludos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Wladimir: gracias por siempre comentar en mi blog.

      Pues qué bueno que te interesen los temas relacionados con la Biblia. En los siguientes artículos tocaré aspectos más positivos sobre el futuro. Así podrás ver que efectivamente podemos ver con esperanza lo que se viene.

      Saludos para ti también :D

      Borrar
  2. Qué más quisiéramos que todo fuera perfecto... pero no se puede Panchito. Qué más quisiéramos...

    ResponderBorrar
  3. En un mundo donde todos fuéramos perfectos, podríamos lograr que todo sea perfecto. No lo somos, pero no significa que esté todo perdido. Te invito a que sigas atentamente las siguientes partes de la serie.

    Saludos, y anímate a dejarme tu nombre para la otra ^^

    ResponderBorrar

Estimado/a lector/a: agradezco tu tiempo al leer este artículo. Si gustas, puedes dejarme tus impresiones,en el siguiente formulario.

Por favor, evita comentar con groserías, insultos o frases de doble sentido. Muéstrame lo mejor de tu ortografía . No me hago responsable por comentarios de terceros. Recuerda que cada comentario lo respondo a la brevedad. Vuelve en un par de días y lee la respuesta. :D