419. Las papas fritas del Doggis

Tengan cuidado si deciden agrandar sus porciones de papas fritas. Una curiosa experiencia comprando con mi novia
Escucha este artículo (4:08 min)

Imagen referencial de un local Doggis

Hace unos días, luego de un día agotador de trabajo, llamé a mi novia Eve para juntarnos a comer algo rico y charlar sobre nuestro día. Ella también estaba saliendo de su trabajo así que decidimos juntarnos a las 5:30pm en el supermercado Líder de Hualpén, el que está en la autopista Concepción - Talcahuano.

Al juntarnos (donde me convencí una vez más de lo hermosa que es mi Eve), fuimos al local de comida rápida Doggis para comprar unas promociones de completos con papas fritas. Cuando hacíamos el pedido, la cajera nos preguntó si queríamos agrandar la porción de papas fritas por $290. Mi novia no quiso, pero yo sí, así que me cobraron los $290 y, luego de terminar el pedido, pagué y esperamos pacientemente que nos entregaran nuestra comida. Al fin y al cabo, andaba mucha gente, así que había que armarse de paciencia.

Luego de unos 15 o 20 minutos de espera, me llaman para recibir el pedido. Sin embargo, al recibirlo me percaté de que ambas porciones de papas fritas eran exactamente iguales, es decir, mi porción no fue agrandada. Pensando en que había un error, le dije a la chica: "Disculpa, ¿me puedes decir cuál es la porción agrandada de papas fritas que compré?". Me miró y me respondió, indicando una de las porciones: "Es ésta. Se nota que es más grande que la otra". Yo, no muy convencido porque, para mí, eran iguales las dos, le indiqué que le faltaba un completo a mi pedido, a lo cual me lo entregó y, luego de agradecerle su atención, me fui a sentar.

Mi novia, muy perspicaz, lo primero que me dice al ver la bandeja de comida es: "Pero amor, ¿no que usted agrandó las papas?". Al decirle que sí, e indicarle cuál era la porción grande, me dice: "Guagua, esa porción es igual a la mía". Entonces, el problema no era yo que estaba viendo mal, sino de la chica, que me estaba vendiendo una porción no agrandada de papas fritas por el precio de una papas fritas agrandadas. Así que, tomando mi pedido, fui nuevamente al mostrador.

La boleta donde se ve 1: el completo de $990 que no me estaban agregando, y 2: mi Big Box Suprema donde está sumado los $290 de las papas agrandadas

"Disculpa que te insista, pero estas dos porciones son iguales. No me agrandaron mis papas", le dije a la chica. Se da media vuelta (porque estaba haciendo otro pedido) y me dice: "Pero si le dije que esta es la porción grande". Al ver que no entendía (o no quería entender), se me ocurrió una idea al instante. Claro, porque cuando estaba en la fila para comprar, vi que ella, al armar las porciones de papas fritas, las pesaba. Así que le dije: "Entonces pésame ambas porciones, y así saldremos de la duda". Su cara de desconcertada lo decía todo. Sentía que sabía que estaba equivocada. Me dice: "¿Quiere que las pese?". Va por la pesa y la pone frente a mí.

Primero pesamos la porción de mi novia y dio un total de 80 gramos. "Ahora pesemos el mío y veamos si están agrandadas". Puse mi porción y, efectivamente, era más grande... por 3 gramos.

Mi super mega hiper porción agrandada de papas fritas pesaba 83 gramos, 3 miserables gramos más que la porción normal. "¿Me estás leseando? - le dije -. ¿Voy a pagar $290 por una miserable papa frita más en mi porción?". La chica, sin decir nada, toma mi porción y la llena de papas fritas, y me la devuelve. Intentó sacar la pesa, pero antes me adelanté y puse mi nueva porción de papas fritas: 135 gramos. "Ahí vale la pena pagar un poco más, ¿no? Muchas gracias". Dicho eso, me devolví a la mesa donde estaba mi novia y comimos felices de la vida, disfrutando de estar juntos.

Con mi amor en el famoso Doggis, en otra ocasión

Mi ánimo no es funar al Doggis, ni mucho menos. Sólo quiero contarles lo que nos pasó para que tengan cuidado cuando agrandan sus porciones, ya sea de papas fritas, bebidas o lo que sea. Asegúrense de que, efectivamente se los agranden. Quizá este fue un caso puntual donde la chica se equivocó, y puede suceder. Pero, ¿no darse cuenta de que las dos porciones eran iguales? No quiero pensar que sea una costumbre...

¿Y a ustedes? ¿Les ha pasado algo similar al comprar comida rápida? Conversemos en los comentarios. ¡Hasta un siguiente artículo!
_______
Procedencia de la primera imagen:

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Me pasó una vez algo parecido, es chistoso después que pasa, la verdad creó que ellos saben que no agrandan las papas, viejo truco , estrategia para conseguir dinero, una lata, pero ahora estoy al pendiente cuando compro ! Saludos .

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola Anónimo! Gracias por comentar.

      Sí, es chistoso. Al final uno se lo toma con humor, pero en realidad es fome porque no cumplen con lo que ofrecen. Hay que estar pendientes. Saludos y para la otra deja tu nombre para dar una respuesta más personalizada :D

      Borrar

Estimado/a lector/a: agradezco tu tiempo al leer este artículo. Si gustas, puedes dejarme tus impresiones,en el siguiente formulario.

Por favor, evita comentar con groserías, insultos o frases de doble sentido. Muéstrame lo mejor de tu ortografía . No me hago responsable por comentarios de terceros. Recuerda que cada comentario lo respondo a la brevedad. Vuelve en un par de días y lee la respuesta. :D