296. Experiencias de un simple... ¿Repartidor?


Se nos va ya el mes de mayo y con ello nos acercamos tanto al invierno como a la mitad de año. ¡Cómo ha pasado de rápido este año! Y esta temporada ha estado cargada de buenos artículos, que ustedes han podido disfrutar.

En una nueva entrega de esta sección, les contaré algunas experiencias que me han pasado como repartidor. Presten atención.

Esperen... Detengan esto un momento...



Dije... ¿Repartidor?



No no no... tiene que haber un error, si yo soy cajero, no repartidor. Pues... sigo siendo cajero, pero ahora también soy repartidor. Déjenme contarles qué ha sido de mi en estos meses laboralmente hablando.

Licencia médica y despido de mi antiguo trabajo

Hace un par de artículos les contaba que, entre todos los trabajos que he tenido, estuve trabajando en un Pronto Copec de acá en Concepción. A principios de enero, y debido a la enorme cantidad de noches que me daban (hasta 14 por mes), me estaba volviendo loco... claro, no al punto de irme al manicomio. Pero no poder dormir bien siquiera una bendita semana (ya que siempre me daban 3 noches por semana laboral) me estaba afectando. Andaba con sueño, irritable y muy cansado. No tenía ganas de trabajar, y los días en que entraba a las 10 de la noche sencillamente no quería ir.

Pero tenía que hacerlo. Tengo una familia tras de mi que mantener. Carla igual trabaja, pero a medio tiempo. Estaba en esa encrucijada, porque finalmente me iba a hacer mal todo esto. Mi esposa me dijo que fuera a un psiquiatra a tratarme. Y bueno... el diagnóstico fue sólo uno: estrés laboral, así que estuve 1 mes con licencia médica. Aproveché de descansar y, obviamente, desestresarme.

A la vuelta de mi licencia volví con todas las pilas cargadas. A las dos semanas después me despidieron por "necesidades de la empresa". Así que me pagaron por los años de servicio y me fui. Actualmente contrataron otro cajero que ocupa mi puesto... aunque no entraré a averiguar si eso es legal o no. Allá ellos.

En búsqueda de un nuevo trabajo

Durante marzo descansé (más aún XD). Con lo obtenido por mi finiquito tenía para aguantar algunos meses mientras buscaba trabajo. En abril comencé a dejar currículums en todos lados y a postular en portales de trabajo en internet. Debo agradecer a Dios que no me demoré mucho en encontrar algo. A finales de abril en internet encontré un aviso de empleo como repartidor en una empresa de comida rápida. Yo experiencia como repartidor... un cero a la izquierda, pero decidí igual llamar para ver qué onda. Ese mismo día me llamaron a entrevista.

Fui a las cuatro, como quedamos de acuerdo y, luego de explicarme el trabajo, lo tomé. Desde el 7 de mayo pasado comencé como repartidor en Conce y, hasta el momento, me ha ido bien. Trabajo cuatro días por semana y el resto me dedico a mi esposa y mis otras actividades. Estoy feliz por ello.

Experiencias de un simple cajero

Si bien es cierto ahora trabajo como repartidor, no tiene sentido cambiarle el nombre a la sección. Al fin y al cabo, cuando reparto los pedidos debo cobrar, y ando con la máquina para tarjetas y efectivo, por lo que sigo siendo cajero, a menor escala. Las experiencias que tenga en este nuevo empleo seguirán publicándose en la sección Experiencias de un simple cajero, así que no se pierdan las siguientes ediciones. ¡Hasta entonces!
_____________________________________________

Estoy en las redes sociales
Estamos en Google+

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en mi página en Google+ y en Twitter. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!

Publicar un comentario

0 Comentarios