375. Maldito Coronavirus

Estoy furioso. Estoy enojado. ¡Que termine esta pandemia!

¡Estoy enojadísimo! Llevamos más de un año con este maldito Coronavirus, que ha causado millones de contagiados y cientos de miles de muertos en todo el mundo. Acá en Chile hay muchos casos todos los días y, donde yo vivo, llevamos más de un mes en cuarentena, sin poder salir. Lo chistoso es que la gente sale igual, la gente hace fiestas igual, la gente se junta con sus amigos igual, la gente burla los controles sanitarios igual... no están ni ahí con el prójimo. Y eso es lo que más rabia me da.

Mi mejor amiga, quien siempre se cuido para no contagiarse, finalmente se enfermó con este virus y terminó intubada, hospitalizada e inducida al coma en un hospital acá en Concepción. Mientras, varios energúmenos hacen sus fiestas famosas como si no pudieran aguantarse que termine esta pesadilla. Gracias a Dios mi amiga está mejor, saliendo de a poco de su estado. ¿Qué tendría que pasar para que estos individuos entiendan que no estamos viviendo tiempos normales y que, por lo tanto, no podemos actuar de manera normal?

Hoy, sin ir mas lejos, fui a Chillán, y vi a muchas personas paseando por las calles sin sus mascarillas, ni manteniendo la distancia social. Pero si se enferman y al ir al hospital no encuentran camas, la culpa es de la autoridad. ¿Desde cuándo yo necesito que una autoridad me obligue a cuidarme? ¿No soy yo lo suficientemente inteligente para darme cuenta que, si no me cuido, puedo hasta morir? Hay que tener dos dedos de frente, ¿no?

El viernes pasado, en un episodio de nuestro podcast, hablé en extenso sobre este tema (en representación de los cinco integrantes del podcast). Les invito a que escuchen lo tratado en aquel programa. No tiene desperdicio. Y por favor: cuídense. La cosa no ha mejorado aun, y no piensen que porque están vacunando esto terminará pronto. Es mejor prevenir antes que lamentar.

 

Si no quieres terminar así, CUIDATE (Foto tomada de la BBC)


Publicar un comentario

0 Comentarios