383. Operación Panchito, parte 3



Hace algunas semanas les relaté sobre mi accidente de tránsito que tuve por culpa de una irresponsabilidad de otro conductor al cruzarse cuando no debía hacerlo. En este artículo les contaré todo el proceso que he vivido desde entonces, que no ha sido fácil, puesto que este accidente me ha mermado considerablemente mi vida en lo que respecta a mis quehaceres. Pero, puede que alguien, en especial si me lees de hace poco, se pregunte: "¿Por qué es la tercera parte de Operación Panchito? ¿Acaso ya has hablado de este tema antes?".

¿Cómo me fue en la operación del dedo de hace unas semanas?
Bueno... sí y no. ¿Cómo así? Es que, efectivamente he hablado de operaciones anteriormente, pero no de lo que me sucedió ahora en el accidente. Años atrás les relaté en dos partes una operación por un quiste, relato que puedes leer aquí. Ya, pero vayamos a la historia en sí. ¿Cómo han sido para mí estos días después del accidente?

Los minutos después del accidente

Cuando ocurrió el accidente de tránsito, a las 16:30 horas de un lunes, esperé que llegara la ambulancia. Pude salir por mis propios medios del vehículo y constatar que los que iban en el otro vehículo estaban bien. Entre toda la adrenalina propia del momento que viví, no me percaté que tenía el pulgar de mi mano derecha fracturado. Luego de unos minutos, cuando me calmé, me di cuenta y comenzó a dolerme. Mi jefe llegó al lugar para ver si estaba bien. La ambulancia y la policía demoraron unos 15 minutos en llegar.

Me subieron a la ambulancia y la paramédico me hizo algunas preguntas básicas para ver si estaba consciente o si había bebido; preguntas como qué día era hoy, dónde estaba, qué pasó, cómo me llamaba y cosas así. Nos llevaron, a mí y a la chica del otro vehículo que tenía un pequeño dolor en el cuello, al hospital. 

Entre el hospital y la clínica

Ya en el hospital, pasadas las 17 horas, me practicaron la alcoholemia (que obviamente arrojó 0) y una radiografía en la mano. Luego de ello esperé 2 horas y media para que, finalmente, un policía agilizara el trámite y pudiera irme a la mutual de seguridad*. En eso estábamos cuando dos paramédicos de la mutual llegaron a buscarme en ambulancia y me llevaron a la Clínica Andes Salud de Concepción para la atención que necesitaba.

Clínica Andes Salud, cuando se llamaba Clínica Universitaria de Concepción


Llegamos a las 21:30 horas de ese día lunes a la clínica. Mi jefe llegó allá y no se movió de allí hasta que me dieron el alta. Ya tenía hambre a esa hora, puesto que mi última comida había sido el almuerzo a las 13:00 horas. La urgencia estaba llena. Había mucha gente que estaba esperando atención por otras cosas: una señora en trabajo de parto, un caballero con taquicardia y dos heridos graves producto de otro accidente. Como en las urgencias atienden no por orden de llegada, sino por gravedad en cada caso, me tocó esperar y esperar y esperar...

Toda la noche en Urgencia

En el box 7
Eran ya la 1 de la madrugada del día martes cuando, desesperado al ver mi dedo enchuecado y con mucho dolor, insistí en que me atendieran. "Tuve un accidente de tránsito, me duele el dedo, no sé si tengo alguna herida interna. Necesito que me atiendan", le dije a la chica que estaba en el mesón de atención, a lo cual sólo me dijo que fuera adentro a hablar con la encargada del turno. Luego de hacerlo, a la 1:45 de la madrugada me hicieron ingresar al box 7, junto con otro caballero, que entró al box 6 por una fractura de muñeca.

Me tomaron la presión y la temperatura. Me pusieron suero y analgésicos para el dolor. Recién a las 4 de la mañana me llevaron, en silla de ruedas, a realizarme un escáner en la mano afectada. De ahí, tuve que esperar casi dos horas para que me tuvieran los resultados. Mi estómago crujía exigiendo comida. Ya habían pasado más de 12 horas desde el accidente y aún no tenía una respuesta clara de los daños que tuve por causa de ello. En eso, cerca de las 6 de la mañana, llegó el médico y, por fin, me dijo qué tenía: una fractura XD

¡Oh! Fíjate que no me había dado cuenta... 


Bueno, pero me contó más. Era una fractura un tanto compleja, puesto que fue cerca de la unión entre las falanges proximal y distal del pulgar, por lo que requería sí o sí una operación (véase foto adjunta de los huesos de la mano que, aunque mi fractura fue en la mano derecha, pal caso da lo mismo XD). Me inmovilizaron la mano y, a las 7 de la mañana del martes me dieron el alta con medicamentos, citándome a la mutual después de las 8 de la mañana de ese mismo día. "Ya, pero igual quiero comer algo y dormir", les dije. "Sí, claro, no tiene horario fijo de atención, pero vaya durante la mañana para que le examine el dedo un traumatólogo", me respondieron.

¿Qué sucederá?

Mi jefe estaba afuera esperándome, luego de haber dormido en el auto durante la noche, con comida y leche para acallar mi pobre estómago. Me fue a dejar a casa, tomé desayuno y dormí un rato... digamos, una media hora.

Pero esto no termina aquí. En la siguiente parte, les contaré la visita al traumatólogo, los días previos a la operación, y mi hospitalización. ¡Nos vemos en el siguiente artículo!

____

*: El accidente que sufrí fue mientras trabajaba, por lo que todo el tratamiento que he recibido va por cuenta de la Mutual de Seguridad, que es una especie de clínica especializada en accidentes del trabajo. Todo trabajador tiene un seguro que lo cubre en estas circunstancias, por lo que no he pagado ni un céntimo por todo el tratamiento recibido.

 

Publicar un comentario

4 Comentarios

  1. Y ser feliz nunca me ha salido caro, ahora veo todo claro

    Atte: Jorge Maldonado

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Jorge. ¡Bienvenido y gracias por tu comentario! Pero, ¿no que no ibas a volver por aquí?

      Si volviste es porque te gusta lo que escribo, ¿no? De lo contrario no me explicaría que me comentaras algo que no viene al caso en este artículo. Yo no gastaría mi tiempo en visitar un lugar que no me agrada.

      Saludos cordiales. Vuelve cuando quieras. Siempre serás bienvenido.

      Borrar
  2. Hola Panchito. Espero que estés mejor de lo que te pasó. Saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo: gracias por tu comentario y tus buenos deseos. Para la otra puedes dejarme tu nombre y así dar una respuesta más personal. Saludos para ti.

      Borrar

Estimado/a lector/a: agradezco tu tiempo al leer este artículo. Si gustas, puedes dejarme tus impresiones,en el siguiente formulario.

Por favor, evita comentar con groserías, insultos o frases de doble sentido. Muéstrame lo mejor de tu ortografía . No me hago responsable por comentarios de terceros. Recuerda que cada comentario lo respondo a la brevedad. Vuelve en un par de días y lee la respuesta. :D